Bruselas/ Nueva York, 18 de diciembre de 2012/ La decisión de la Unión Europea (UE) de dar una parte de la fondos recibidos por la concesión del Premio Nobel de la Paz a UNICEF, significa que más niñas, niñas en Pakistán tendrán una mejor oportunidad para su  educación y aprendizaje.

UNICEF es una de las cinco organizaciones humanitarias que recibirán fondos para la programación de situaciones de emergencia complejas, de parte de la Unión Europea que fue galardonado con el Premio Nobel de la Paz el 10 de diciembre de 2012. La UE también anunció que, además de su premio de € 930.000 ($ 1,2 millones), completará su donación a un total de € 2 millones para la educación en situaciones de emergencia  de los proyectos de la UE para Niños de la Iniciativa de Paz.

«Nos sentimos honrados y agradecidos con la UE – no por UNICEF en sí, sino por los niños que nosotros servimos», dijo Anthony Lake, Director Ejecutivo de UNICEF.

Las emergencias complejas pueden tener efectos profundos y duraderos en la niñez – física, psicológica y emocionalmente. La educación ayuda a niñas y niños a obtener habilidades para desarrollar valores y actitudes que previenen los conflictos y construir la paz.

Los fondos beneficiarán a 3.000 niños paquistaníes de 3-9 años de edad en 30 escuelas de los campamentos de Khyber Pakhtunkhwa. Los paquetes educativos para los desplazados incluyen un paquete de materiales escolares, capacitación para los maestros, educación para la paz capacitación y orientación psicosocial que ayudará a los niños a lidiar con experiencias traumáticas.

UNICEF felicita a los otros destinatarios del premio financiero: la Agencia para la Cooperación Técnica y Desarrollo, el ACNUR, Save the Children y el Consejo Noruego para los Refugiados.

 


18 de diciembre de 2012/ Constantemente en todo el mundo hay personas que abandonan sus países en busca de una vida más segura o mejor. A nivel mundial, hay más de 214 millones de personas en movimiento. Muchas de ellas huyen de condiciones de vida difíciles pero terminan enfrentándose a problemas aún mayores, como las violaciones de los derechos humanos, la pobreza y la discriminación. No obstante, estos migrantes albergan más que miedo e incertidumbre; poseen también esperanzas, valentía y la determinación de lograr una vida mejor. Con el apoyo adecuado, pueden contribuir al progreso de la sociedad.

           La migración es una cuestión de alcance mundial que acapara cada vez más atención en todas partes y con razón. El año que viene, la Asamblea General de las Naciones Unidas celebrará su segundo Diálogo de alto nivel sobre la migración internacional y el desarrollo, que ofrecerá a los Estados Miembros y a sus asociados la oportunidad de debatir sobre medidas prácticas para facilitar la movilidad laboral, fomentar el desarrollo sostenible y proteger los derechos de los migrantes, en especial de las mujeres y los niños.

           Prestar atención a los derechos de los migrantes es particularmente importante en este momento de graves dificultades económicas y financieras que atraviesa el mundo. Con las restricciones presupuestarias, observamos la aplicación de medidas de austeridad que discriminan a los trabajadores migrantes, una retórica xenófoba que alienta la violencia contra los migrantes en situación irregular y propuestas de leyes de inmigración que permiten a la policía elaborar perfiles de los migrantes con total impunidad. Durante las crisis económicas, vale la pena recordar que sectores enteros de la economía dependen de los trabajadores migrantes y que los empresarios migrantes contribuyen a la creación de empleo.

           Cuando se formulan políticas en materia de migración sin atender a la vulnerabilidad, la marginación y la discriminación, millones de migrantes se convierten en mano de obra barata y prescindible, en los chivos expiatorios del fracaso de las políticas económicas y sociales, e incluso en víctimas de la mal definida guerra contra la “migración ilegal”.

           Con el aumento de la complejidad de la movilidad humana y la peligrosidad de los viajes que realizan muchos migrantes, resulta aún más apremiante idear políticas nacionales que se ocupen de la migración sobre la base de los principios de derechos humanos.

           En el período previo al Diálogo de alto nivel, espero que los Estados Miembros aborden los derechos humanos como una cuestión esencial para la gobernanza de la migración; en el plano nacional, los aliento a que adopten medidas para despenalizar la migración irregular, establecer alternativas eficaces a la detención de los migrantes y garantizar que las funciones de los proveedores de servicios públicos, como enfermeras o profesores, se mantengan estrictamente separadas de las desempeñadas por las autoridades de inmigración. Asimismo, espero que los participantes examinen debidamente la cuestión de la migración en el contexto de la agenda mundial para el desarrollo después de 2015.

           En este Día Internacional del Migrante, hago un llamamiento a los Estados para que ratifiquen y apliquen todos los instrumentos relacionados con esta cuestión. Por otra parte, aliento a todas las personas a que contribuyan a fomentar un debate fundamentado en principios, práctico y creativo sobre cómo podemos garantizar la protección de los derechos de todos los migrantes, dondequiera que se encuentren y sea cual sea su situación.


Managua, 12 de diciembre del 2012/ La Plataforma de la Feria Nacional de la Tierra, en coordinación con la Asamblea Nacional y la Organización Panamericana de la Salud (OPS/OMS), unieron esfuerzos para llevar a cabo el Simposio: “Gestión Integral de los Residuos… Por el Derecho a un Ambiente Saludable y el Desarrollo Humano”.

Durante el desarrollo del simposio se llevaron a cabo presentaciones enmarcadas en Determinantes de la Salud, situación de los residuos en Nicaragua y la visión compartida de la nación en torno a la nueva Política de Gestión Integral de los Residuos.

El manejo inadecuado de los residuos favorece la presencia de vectores relacionados con enfermedades transmisibles; además agrava riesgos asociados con amenazas hidrometeorológicas y vulnerabilidades relacionadas con limitaciones en el manejo de aguas y en uso de suelos en áreas urbanas y rurales; así como un impacto negativo en el funcionamiento de sistemas de agua potable y tratamiento de aguas residuales.

Ante esta problemática, uno de los principales resultados que se logró alcanzar en el Simposio sobre Gestión Integral de Residuos, es obtener insumos suficientes para complementar los lineamientos de la Nueva Política de Estado sobre la Gestión Integral de Residuos, como parte de uno de los esfuerzos para dar solución a esta problemática nacional.

(Fuente: OPS Nicaragua)

A continuación se presenta el mensaje emitido por el Coordinador Residente del Sistema de las Naciones Unidas durante el Simposio:

Quisiera iniciar felicitando a los organizadores por esta iniciativa, la cual contribuye a la visibilización, análisis y desarrollo de políticas ambientales que nos ayudan a enfrentar los desafíos que conlleva la Gestión Integral de Residuos Sólidos.

Todos los sectores están invitados dado que la Gestión Integral de Residuos es una responsabilidad compartida e implica acciones conjuntas. Es en este sentido que el Sistema de las Naciones Unidas apoya el intercambio de experiencias que implica este simposio que hoy reúne al gobierno nacional, a la Asamblea Nacional, a las municipalidades y a la empresa privada, incluidas las pequeñas y medianas empresas (PYMES).

En el análisis deberían ser tomados en consideración aspectos políticos, legales, institucionales, técnicos, económicos e instrumentales.  Además de todo lo que tiene que ver con la sensibilización, toma de conciencia y educación de la población.

A nivel mundial, los residuos contribuyen en una proporción de 3 a 5% a las emisiones de gases de efecto invernadero, igualando -de acuerdo con algunas estimaciones- a las emisiones de la aviación internacional y del transporte marítimo.

Es en este contexto que una buena gestión de los residuos sólidos dese el punto de vista del cambio climático podría transformar a ese sector, de ser una fuente de emisiones, a ser una fuente neta de mitigación a partir de la recolección del metano de los vertederos para la generación de electricidad o para convertirlo en combustible o abono.

El informe, Residuos y Cambio Climático: Tendencias globales y estrategia marco, del Centro Internacional de Tecnología Ambiental del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), enumera tres áreas principales en las que el ahorro de GEI se puede hacer en el sector de los residuos:

  1. Reducir la cantidad de materiales primarios utilizados en la fabricación, evitando su desecho y recuperación de los materiales, mediante el reciclaje.
  1. Producir energía a partir de los residuos para reemplazar la energía de los combustibles fósiles.
  1. Almacenar carbono en los vertederos y por la aplicación de compost en los suelos.

Los vertederos que cuentan con sistemas de recuperación de gas, en el mismo lugar capturan el metano y lo convierten en combustible y abono. Las tasas de captura varían de un vertedero a otro (ya que dependen de la mezcla de los materiales depositados en ellos), pero las estimaciones de los vertederos controlados en los países desarrollados permiten estimar tasas de captura que oscilan entre un 50 y un 80 por ciento.

En el informe se indica que en muchos de  los países en desarrollo, alrededor de 50 por ciento de los residuos son orgánicos, y por lo tanto representan una fuente creciente de emisiones de metano.

El Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL) del Protocolo de Kyoto es un instrumento para que los países en desarrollo puedan financiar y tener acceso programas de gestión y recuperación de residuos que suponen la captura del metano, y así contribuyen a la mitigación del cambio climático.

Una evaluación independiente realizada por el Centro Risoe del PNUMA en Dinamarca, calcula que solamente el seis por ciento de los proyectos MDL están relacionados con el gas de vertederos, cuando el potencial es mucho mayor. Por ejemplo: China produce 254 millones de toneladas de basura al año, pero sólo el 2,5% de todos los proyectos MDL en China son vertederos. En la India, algo menos del dos por ciento de los proyectos MDL son vertederos. Estas proporciones insuficientes nos señalan el camino por recorrer y el enorme potencial para una acción colectiva para mitigar el cambio climático.  Estas acciones son conocidas como win-win (gana-gana), es decir son situaciones en las que se pierde si no se hace nada.  En efecto, no solo nos enfrentamos a un problema de salud ambiental y descalabro de hermosos paisajes invadidos por la basura, sino que también se produce una aceleración del proceso de cambio climático al emitir esos gases metano y se pierde la oportunidad de generar electricidad, combustibles y abono, es decir que se pierde una fuente de ingresos, además de los certificados de reducción de emisiones que transfieren recursos. Sin hablar de la transferencia de tecnologías adaptadas.      

En la Conferencia de Río más 20, en junio pasado, se habló de los tres pilares del desarrollo, el económico, el social y el ambiental, indivisibles para el desarrollo sea sostenible. Consideramos que la Gestión Integral de Residuos Sólidos no solo tiene que ver con ciencia, tecnología y economía sino también con cambios culturales y de actitudes para lo que debería promoverse una verdadera campaña de educación, concientización y promoción de salud ambiental. 

En todos esos esfuerzos, ustedes hallarán siempre al Sistema de las Naciones Unidas comprometido con todos ustedes y dispuesto a apoyar las estrategias que Nicaragua tenga a bien llevar adelante.

¡Muchas gracias!


Managua, 9 de diciembre del 2012/ El Sistema de las Naciones Unidas en Nicaragua, conmemoró el Día Internacional de los Derechos Humanos (10 de diciembre), destacando los  derechos de los trabajadores del sector doméstico durante un acto de celebración del Día Nacional del Trabajador y Trabajadora Doméstica, encuentro en el que participaron alrededor de 100 trabajadoras lideresas del sector doméstico de todo el país.

En Nicaragua se estima que son alrededor de 280 mil personas las que se desempeñan como trabajadores domésticos (80% mujeres). El Coordinador Residente del Sistema de las Naciones Unidas, Sr. Pablo Mandeville, destacó que el aporte de los trabajadores del sector doméstico es comúnmente invisibilizado.

Recordó que el 16 de junio del 2011, la Conferencia Internacional del Trabajo suscribió el Convenio 189 de la OIT y la recomendación 201, que establece que los trabajadores domésticos deberían gozar de los mismos derechos que tienen el resto de trabajadores. Este año la Asamblea Nacional de Nicaragua ratificó el Convenio 189 de la OIT. 

El Coordinador Residente del SNU, Sr. Pablo Mandeville, dijo que “más allá del impacto que el Convenio 189 tendrá en las economías familiares, lo más importante es el enfoque de derechos humanos, de derechos individuales y colectivos de los trabajadores domésticos, de su dignidad y del respeto que se merecen”.

El funcionario recordó que en el país se han dado pasos importantes en la búsqueda de un mayor respeto a los derechos humanos de los y las trabajadoras domésticas. Un hecho relevante fue la adecuación del título VIII del Código Laboral en Nicaragua, relativo a los derechos de los trabajadores domésticas.  En dicho título ha quedado establecida la mayoría de los derechos que plantea el Convenio 189, por ejemplo: que los trabajadores domésticos devengan por lo menos el salario mínimo, que estén obligatoriamente inscritos en la seguridad social y que se les reconozcan beneficios por quedarse a dormir en el lugar de trabajo.

En la actividad realizada en Managua, participaron la Ministra del Trabajo, Dra. Jeanette Chávez; la Sra. Andrea Morales, Coordinadora del Comité de Mujeres Sindicalistas; Sra. Isolda Espinosa, Coordinadora de ONU Mujeres en Nicaragua; Sra. Bertha Rosa Guerra, Punto Focal de Género de la OIT en Nicaragua y representantes de federaciones y confederaciones sindicales.

En el 2011, el Sistema de las Naciones Unidas conmemoró el Día Internacional de los Derechos Humanos, haciendo énfasis en los derechos de las personas con discapacidad, ya que ese grupo poblacional es también invisibilizado.


10 de diciembre de 2012/ Toda persona tiene derecho a ser escuchada y a influir en las decisiones que afectan a su comunidad. Este derecho, consagrado en la Declaración Universal de Derechos Humanos, está integrado plenamente en el derecho internacional, en particular en el artículo 25 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.

A lo largo del siglo pasado, hemos logrado innegables progresos en el camino hacia la inclusión.

Así y todo, demasiados grupos y personas se ven confrontados a muchísimos obstáculos. Las mujeres tienen derecho a votar en casi todo el mundo, pero siguen estando escasísimamente representadas en los parlamentos y en los procesos de paz, en los altos cargos públicos, en las juntas directivas de las empresas y en otros puestos de adopción de decisiones. Los pueblos indígenas suelen ser objeto de una discriminación que no les permite hacer pleno uso de sus derechos garantizados o que no tiene en cuenta sus circunstancias. Con frecuencia las minorías religiosas y étnicas, al igual que las personas con discapacidad o de diferente orientación sexual u opinión política, tienen dificultades para participar en instituciones y procesos clave. Las instituciones y el discurso público deben representar a la sociedad en toda su diversidad.

En términos más generales, en varias partes del mundo hemos notado que los avances logrados con mucho esfuerzo en la gobernanza democrática están en grave peligro. En algunos países, hay grupos de la sociedad civil que deben hacer frente a presiones y restricciones cada vez mayores. Se han aprobado nuevas leyes dirigidas específicamente a organizaciones de la sociedad civil que vuelven su labor casi imposible. Los defensores de la democracia se han visto confrontados a nuevas medidas que les son hostiles. Estos retrocesos deberían preocuparnos a todos.

Aún en las sociedades con un buen historial en este ámbito quedan mejoras por lograr. Ningún país ha conseguido garantizar que todos sus habitantes puedan participar plenamente en los asuntos públicos, lo que supone el derecho a ser elegidos a cargos públicos y a tener acceso en condiciones de igualdad a los servicios públicos. No siempre basta con promulgar nuevos derechos o eliminar leyes injustas. Con demasiada frecuencia, la discriminación persiste en la práctica, creando obstáculos y modos de pensar que pueden ser difíciles de superar.

Los grupos pujantes de la sociedad civil son algunos de los elementos esenciales para el bienestar y el funcionamiento de cualquier nación, y las Naciones Unidas deploran las medidas adoptadas para acabar con ellos. Esto explica por qué, en este Día de los Derechos Humanos, las Naciones Unidas hacen hincapié en el derecho a participar y en los derechos conexos que permiten esa participación, a saber, la libertad de expresión, la libertad de opinión, la libertad de reunión pacífica y la libertad de asociación.

El derecho internacional es claro: Seas quien seas, vivas donde vivas, tu opinión cuenta. En este Día, unámonos para defender el derecho de todos a ser escuchados.


Millones de personas se han lanzado a la calle en los últimos años en países de todo el mundo, alentadas por hechos ocurridos en otras partes, algunas para exigir derechos civiles y políticos y otras para exigir derechos económicos, sociales y culturales.

Esa marea popular no sólo significa que la gente esté exigiendo libertad de expresión o la libertad de decir lo que piensan o dejar claro lo que quieren.

Piden mucho más que eso. Piden que se ponga fin a una situación en la que los gobiernos sencillamente deciden lo que más conviene a la población sin siquiera consultarla. Reclaman su derecho a participar plenamente en las decisiones y políticas internacionales, nacionales y locales que afectan su vida cotidiana. Muchas personas en muchos países vienen expresando claramente que están hartas de que sus dirigentes las traten con desprecio y hagan caso omiso de sus necesidades, ambiciones, temores y deseos.

Piden, de hecho, lo que por espacio de más de 60 años les ha pertenecido por derecho propio en virtud del derecho internacional. Reclaman los derechos humanos enunciados en la Declaración Universal de Derechos Humanos –cuyo aniversario se conmemora cada año el 10 de diciembre- y desarrollados posteriormente en otros tratados internacionales jurídicamente vinculantes.

Todo ciudadano tendrá el derecho y la oportunidad de participar en la gestión de los asuntos públicos, directamente o a través de representantes libremente escogidos. Toda persona tendrá el derecho a votar y a ser elegida, y a tener acceso a las funciones públicas, así como a la libertad de expresión, reunión y asociación.

Éstos son algunos de los derechos consagrados en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, del que son parte 167 Estados. Son derechos que han sido reiterados de muchas formas similares en otras leyes y documentos.

Se supone que esos derechos se aplican a todos. Nadie debería ser excluido del ejercicio de ninguno de ellos por ser mujer, pertenecer a una minoría o profesar una religión determinada; ni por ser gay, tener una discapacidad o afiliación política particular; ni por ser migrante o pertenecer a una raza o un grupo étnico en particular. Todos deberíamos tener una voz que cuente en nuestras sociedades. Todos deberíamos poder participar de una manera libre, activa y significativa tanto en los asuntos económicos como en los políticos.

Desafortunadamente, éste no es el caso de muchas personas.

Muchos millones de personas ni siquiera pueden soñar con metas ambiciosas, sólo sueñan con subsistir – con sobrevivir día a día.

Quizás sea porque no han ido a la escuela, o porque carecen de servicios de salud, de una vivienda adecuada, o porque no tienen alimentos suficientes, y ninguno de los derechos y servicios básicos que les diera la oportunidad de construir un futuro mejor.

O tal vez sea porque se les impide aprovechar las oportunidades que se presenten mediante leyes o prácticas discriminatorias. O porque, por razones ajenas a su voluntad, son apátridas, ciudadanos de ningún lugar, y por lo tanto no sólo están privados de voz, sino también de una existencia oficial.

O quizás simplemente sea porque sus dirigentes están tan empeñados en aferrarse al poder y a sus riquezas que sencillamente no les importa lo que les ocurre a aquéllos cuyas vidas gobiernan. Concederán justo lo necesario para mantenerlos callados y poner fin a sus protestas. Y si no cejan y alzan su voz, los encerrarán, los torturarán o hallarán otras formas de distraerlos, de silenciarlos o de hacerlos desaparecer.

Pero en los últimos dos años, la gente en muchos países ha fortalecido su posición y ha dejado en claro que “justo lo necesario” ya no es suficiente. En muchos países los manifestantes se han enfrentado a sus gobiernos en las calles; no sólo en el Oriente Medio y el Norte de África, sino también en otras partes del mundo, enarbolando reivindicaciones que abarcan todo el espectro de derechos civiles, políticos, social, culturales y económicos fundamentales.

En los últimos meses hemos presenciado en varios países algunos de los ejemplos más extremos de cómo se pisotean los derechos. Muchos miles de hombres, mujeres y niños han sido torturados hasta la muerte, violados, bombardeados, atacados con artillería, tiroteados, obligados a abandonar sus hogares y privados de alimentos, agua, electricidad y atención sanitaria por sus propios gobiernos o por grupos armados, aparentemente decididos a retener el poder a como dé lugar. Se trata de gobiernos y agentes no estatales que siguen comportándose de una manera totalmente contraria a todo lo que celebramos en el Día de los Derechos Humanos.

En el día de hoy, saludo a todos los que tanto han sufrido luchando por lo que les pertenece por derecho propio, y a todas las personas en otros países que a su manera –ya sea en Santiago o el Cairo, en Atenas o Moscú, en Nueva York o Nueva Delhi- también afirman que tenemos una voz, que tenemos nuestros derechos y que queremos participar en la gestión de nuestras sociedades y economías.

Porque así es como debería ser.

FIN

* El tema escogido para el Día de los Derechos Humanos de 2012 es “La inclusión y el derecho a participar en la vida pública”.



Managua, 6 de diciembre del 2012/ El Comité Interuniversitario de Género, integrado por 10 universidades del país, hizo entrega de la Declaración de Adhesión a la “Campaña ÚNETE para poner Fin a la Violencia contra las Mujeres”, iniciativa lanzada por el Secretario General de las Naciones Unidas, Sr. Ban-Ki Moon, partiendo de que la violencia contra las mujeres en todos los países del mundo, es una violación generalizada de los derechos humanos y uno de los principales obstáculos para el pleno ejercicio de la igualdad de género.

El Rector de la Universidad Evangélica Nicaragüense Martin Luther King Jr., Sr. Benjamín Cortes, entregó la Declaración de Adhesión al Coordinador Residente del Sistema de las Naciones Unidas, Sr. Pablo Mandeville, en un acto que tuvo lugar en la Universidad Centroamericana (UCA).

De acuerdo con el Secretario General de las Naciones Unidas, la eliminación de la violencia contra las mujeres es “uno de los más graves desafíos de nuestra época”.

La Campaña ÚNETE tiene cinco objetivos:

  1. Adoptar y aplicar leyes nacionales para tratar y castigar todas las formas de violencia contra mujeres, niñas y adolescentes;
  2. Adoptar e implementar planes nacionales de acción integrales y multisectoriales, adecuadamente financiados.
  3. Fortalecer los sistemas de recolección y análisis de información sobre la incidencia de las diferentes formas de violencia contra mujeres y niñas.
  4. Aumentar la conciencia de la población y la movilización social en torno a la eliminación de la violencia contra mujeres y niñas.
  5. Prevenir y sancionar la violencia sexual en situaciones de conflicto y post-conflicto.

Entre los compromisos asumidos por las universidades figura divulgar la  Ley 779, Ley Integral contra la Violencia hacia las Mujeres y de Reformas a la Ley No. 641, Código Penal; que tipifica como delitos el femicidio, la misoginia, la violencia patrimonial, la violencia laboral y psicológica, y la violencia contra la mujer en el ejercicio de la función pública.

Otros compromisos asumidos fueron unirse y trabajar con eficiencia en las instituciones educativas para poner fin a la violencia contra las mujeres, en función de construir una cultura de paz y desarrollo humano integral.

La firma de la Declaración de Adhesión a la Campaña estuvo presida por la Dra. Mayra Luz Pérez, Rectora de la Universidad Centroamericana (UCA); el Dr. Benjamín Cortes, Rector de la Universidad Evangélica Nicaragüense Martin Luther King Jr.; la Sra. Angélica Toruño, Presidenta del Comité Interuniversitario de Género (CIG); el Dr. Ernesto Medina, Rector de la Universidad Americana (UAM); y el Coordinador Residente del Sistema de las Naciones Unidas, Sr. Pablo Mandeville.



Managua, 5 de diciembre del 2012/ Hoy fue presentado el Programa Conjunto orientado a contribuir en el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio 4 y 5: reducir la mortalidad de los niños y niñas menores de cinco años y mejorar la salud materna.

Este Programa Conjunto de tres años tendrá incidencia en los departamentos de Nueva Segovia,  Chontales, Granada, Carazo, Madriz, Rivas y la Región Autónoma del Atlántico Sur (RAAS),  y  está orientado para que en el año 2015 – que es el año meta en función del cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio -, se logre reducir la mortalidad materna en un 75 por ciento y reducir en dos terceras partes, la mortalidad de los niños y niñas menores de 5 años. 

El Programa Conjunto responde a la voluntad política de cumplir el compromiso asumido en la Cumbre del Milenio del año 2000 de proteger a todas las madres durante el embarazo, el parto y después de que sus hijos nazcan.

Tres Agencias del Sistema de las Naciones Unidas participan con asistencia técnica en este Programa Conjunto, estas son: la Organización Panamericana de la Salud (OPS/OMS), Agencia Líder en este Programa; el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA); y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).

Este Programa Conjunto será ejecutado en un periodo de tres años con una inversión de 3 millones de Euros, aportados en concepto de donación por el Gran Ducado de Luxemburgo.

A través del Programa Conjunto se brindará asistencia técnica para fortalecer las capacidades institucionales y comunitarias  de las unidades de salud en 15 municipios de los departamentos de Nueva Segovia, Chontales y la RAAS. También se habilitará con equipos de neonatología los siguientes centros de atención médica: Hospital Amistad Japón Nicaragua; el Hospital Regional Santiago de Jinotepe; los hospitales departamentales Hospital Gaspar García Laviana de Rivas;  Hospital Alfonso Moncada de Nueva Segovia; y Hospital Juan Antonio Brenes, de Madriz.

En la presentación y firma del Programa Conjunto participaron el Sr. Valdrack Jaentschke, Viceministro de Relaciones Exteriores; la Dra. Sonia Castro, Ministra de Salud; el Sr. Thierry Lippert, Encargado de Negocios a.i. de la Embajada de Luxemburgo; el Coordinador Residente del Sistema de las Naciones Unidas, Sr. Pablo Mandeville; el Dr. Jorge Luis Prosperi, Representante de la OPS/OMS; el Sr. Philippe Barragne-Bigot, Representante de UNICEF; y el Dr. Oscar Viscarra, Oficial a Cargo de UNFPA.

1 2 3 8