Managua, 3 de diciembre de 2012/ Líderes indígenas de más de 14 países de América Latina y El Caribe se reúnen en El Taller de Consulta Preparatoria Regional de América Latina y el Caribe para el establecimiento del Foro de Pueblos Indígenas en el FIDA, “Pueblos diversos, unidad para el buen vivir”, que se lleva a cabo entre el 3 al 5 de diciembre en la ciudad de Managua, Nicaragua.

La propuesta de establecer el Foro de Pueblos Indígenas es un  instrumento concreto del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) para institucionalizar un proceso de diálogo y consulta con las y los representantes de los pueblos indígenas a nivel nacional, regional e internacional.

También representa un paso para avanzar en el reconocimiento y la inclusión de los pueblos indígenas como parte de la restitución de sus derechos, tal como lo establece la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas. Cabe destacar el hecho de que la Reunión se lleva a cabo en Nicaragua, en donde se están celebrando 25 años de aprobación del Régimen de Autonomía para los pueblos indígenas y comunidades étnicas en el Caribe del país y dos años de haber ratificado el Convenio 169 de la OIT en el marco del proceso de restitución de derechos de los pueblos originarios de parte del Gobierno nicaragüense.

“Los pueblos indígenas están afectados desproporcionadamente por la pobreza debido a su escaso control de los recursos naturales ya que sufren diferentes tipos de marginación, discriminación y exclusión,” afirmó Ladislao Rubio, Gerente de Programa del País del FIDA en Nicaragua. “Y aunque los pueblos indígenas constituyen únicamente el 5 por ciento de la población mundial, cerca del 15 por ciento viven en la pobreza.”  

La iniciativa surge con el objetivo de preparar la participación de Latinoamérica y El Caribe en la Reunión del Foro de Pueblos Indígenas del FIDA a celebrarse en febrero 2013, donde se establecerá el Foro de Pueblos Indígenas desde el FIDA.

“Mientras que otros grupos están tomando pasos lentos, pero seguros, para salir de la pobreza, estudios recientes indican que las poblaciones indígenas tienden a permanecer en la pobreza,” afirmó Antonella Cordone, Coordinadora de Cuestiones Indígenas y Tribales del FIDA. “Los líderes indígenas – y los miembros comunitarios que representan – deben ser los principales actores en nuestros esfuerzos por erradicar la pobreza rural.”

A esta iniciativa se suman también socios internacionales como el Fondo para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas de América Latina y del Caribe (Fondo Indígena), el Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas de las Naciones Unidas y el Grupo Internacional de Trabajo sobre Asuntos Indígenas (IWGIA).

Por Nicaragua el Comité Organizador está representado por el Gobierno de Nicaragua, el FIDA, el Grupo Internacional de Trabajo sobre Asuntos Indígenas (IWGIA), y la Oficina del Coordinador Residente de las Naciones Unidas. 

En este encuentro se está evaluando la aplicación de la “Política de Actuación en Relación con los Pueblos Indígenas del FIDA”.

“Estamos aquí para conversar sobre el aporte de la política al cumplimiento de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, y crear y fortalecer las asociaciones entre el FIDA y otras organizaciones internacionales con los pueblos indígenas,” afirmó Rubio.

El foro también promueve la participación de organizaciones de pueblos indígenas en las actividades del FIDA a nivel internacional, así mismo se está apoyando los procesos de creación de capacidades en las organizaciones de pueblos indígenas y conociendo las buenas prácticas y desafíos que enfrentan los proyectos de esta organización internacional.

 

Inició el Foro el 3 de diciembre en el Ministerio de Economía Familiar, Comunitaria, Cooperativa y Asociativa de Nicaragua, con la participación de representantes de los pueblos indígenas, Pedro Haslam, Ministro del Poder Ciudadano para la Economía Familiar, Comunitaria, Cooperativa y Asociativa en representación del Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional; Carlos Alemán, Presidente del Consejo Regional Autónomo del Atlántico Norte; Antonella Cordone y Ladislao Rubio del FIDA; Mirna Cunningham, del Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas de las Naciones Unidas; Mateo Martínez, Secretario Técnico del Fondo Indígena; y Pablo Mandeville, Coordinador Residente del Sistema de las Naciones Unidas.


Managua, 22 de noviembre de 2012/ El 22 de noviembre se realizó el Foro “Quiero un vida libre de violencia: Únete para poner fin a la violencia contra las mujeres”, el cual fue realizado por la Comisión Nacional Inter Institucional de Lucha Contra la Violencia Hacia la Mujer, con el objetivo de efectuar la evaluación de la aplicación de la Ley 779, Ley Integral de Lucha contra la Violencia Hacia las Mujeres y de Reformas a la Ley No 641, “Código Penal”, en sus primeros 100 días de implementación.

En el Foro se realizó el acto de adhesión a la Campaña “ÚNETE para poner Fin a la Violencia contra las Mujeres”, de parte de la Comisión Nacional Inter Institucional de Lucha Contra la Violencia Hacia la Mujer.

A continuación, las palabras de apertura del Foro, a cargo del Coordinador Residente del Sistema de las Naciones Unidas, Sr. Pablo Mandeville.

Mensaje del Coordinador Residente:

Buenos días. Hoy nos hemos reunido para conmemorar el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres. Este año lo hacemos participando en este foro titulado: “Quiero una vida libre de violencia. ÚNETE para poner Fin a la Violencia contra las Mujeres”, organizado por la Comisión Nacional Interinstitucional de Lucha contra la Violencia hacia las Mujeres, con el objetivo de evaluar los 100 días de implementación de la Ley 779.

En este foro se concretará también la adhesión formal de esta Comisión a la Campaña del Secretario General de las Naciones Unidas “ÚNETE para poner Fin a la Violencia contra las Mujeres”.

 Los Estados que han firmado y ratificado los instrumentos universales y regionales de derechos humanos que salvaguardan la vida, la libertad y la dignidad de las personas, asumen el compromiso y la obligación de proteger a las mujeres de la violencia, responsabilizar a los culpables e impartir justicia, además de reparar los daños causados a las víctimas.

Pese a estos compromisos, la violencia contra las mujeres persiste en todos los países del mundo como una violación generalizada de los derechos humanos y constituye uno de los principales obstáculos para el pleno ejercicio de la igualdad de género. De acuerdo con el Secretario General de las Naciones Unidas, la eliminación de la violencia contra las mujeres es “uno de los más graves desafíos de nuestra época”.[1]

Actualmente, 603 millones de mujeres y niñas viven en países donde la violencia doméstica aún no es considerada un delito. A nivel mundial, seis de cada diez mujeres han sufrido violencia física y/o sexual en su vida. La violencia sexual sigue estando presente en muchos países ya sea en tiempos de paz como en épocas de conflicto. El femicidio azota nuestros países, en algunos bajo la más absoluta impunidad. Más de 60 millones de niñas son obligadas a contraer matrimonio y 140 millones de niñas y mujeres sufren mutilación femenina. Más de 600 mil mujeres y niñas son traficadas a través de las fronteras cada año, la gran mayoría con fines de explotación sexual.

Y aunque la igualdad entre mujeres y hombres está garantizada en las constituciones de 139 países y territorios, con frecuencia se les niega a las mujeres el acceso a la justicia y a la protección contra los abusos. La pregunta entonces es: ¿qué más podemos hacer para enfrentar este flagelo?

Para responder a este enorme desafío y acelerar los esfuerzos de las Naciones Unidas, en el año 2008 el Secretario General Ban-Ki Moon lanzó la Campaña “ÚNETE para poner Fin a la Violencia contra las Mujeres”, cuyos objetivos son:

  1. Adoptar y aplicar leyes nacionales para tratar y castigar todas las formas de violencia contra mujeres, niñas y adolescentes;
  2. Adoptar e implementar planes nacionales de acción integrales y multisectoriales, adecuadamente financiados.
  3. Fortalecer los sistemas de recolección y análisis de información sobre la incidencia de las diferentes formas de violencia contra mujeres y niñas.
  4. Aumentar la conciencia de la población y la movilización social en torno a la eliminación de la violencia contra mujeres y niñas.
  5. Prevenir y sancionar la violencia sexual en situaciones de conflicto y post-conflicto.

En Nicaragua, a lo largo del presente año 2012 se han dado muy importantes avances para la eliminación de la violencia de género hacia las mujeres de todas las edades. En enero, la Asamblea Nacional aprobó la Ley No, 779: Ley Integral contra la Violencia hacia las Mujeres y de Reformas a la Ley No. 641, Código Penal, que tipifica como delitos el femicidio, la misoginia, la violencia patrimonial, la violencia laboral y psicológica, y la violencia contra la mujer en el ejercicio de la función pública.

En marzo se presentó a las autoridades nacionales el Modelo de Atención Integral a Mujeres Víctimas de Violencia de Género (MAI), que es un conjunto de procedimientos de gestión que fortalece la articulación del sistema de atención para proteger a las víctimas de delitos, realizando acciones de investigación, persecución y sanción penal desde el conocimiento del hecho, hasta su recuperación, resarcimiento de daños y restitución de derechos.

En junio se creó e instaló una entidad de alto nivel: me refiero a la Comisión Nacional Interinstitucional de Lucha contra la Violencia hacia la Mujer, encargada de formular la política de prevención, atención y protección para las mujeres víctimas de violencia, gestionar presupuestos, ejecutar planes interinstitucionales y ocuparse del monitoreo y seguimiento sobre el fenómeno de la violencia hacia las mujeres.

En el marco de la Campaña ÚNETE para poner Fin a la Violencia contra las Mujeres, el Sistema de las Naciones Unidas, continuará apoyando a las instituciones integrantes de la Comisión Nacional Interinstitucional de Lucha contra la Violencia hacia las Mujeres en la implementación de la Ley 779, mediante la articulación de esfuerzos y acciones, que deriven en estrategias de comunicación y movilización social orientadas a generar cambios en las concepciones y actitudes imperantes en la sociedad. Especial reconocimiento se merece UNFPA abriendo brecha, espacios en los que convergen las demás Agencias del Sistema de Naciones Unidas, como el PNUD, ONU Mujeres, la OIT, UNICEF, la OPS/OMS, y una largo etc. 

En todos estos esfuerzos, promovemos siempre una perspectiva de género intercultural, de forma que se generen respuestas efectivas en los pueblos y regiones indígenas y afrodescendientes. 

La manera más efectiva para avanzar en la erradicación de la violencia hacia las mujeres, es respaldando con acciones concretas el compromiso político de los Estados y en ese sentido, saben que pueden contar con el apoyo del Sistema de las Naciones Unidas.

Muchas gracias.


[1] Naciones Unidas, 2006, Estudio a fondo sobre todas las formas de violencia contra la mujer, Informe del Secretario General


19 de noviembre del 2012, Bluefields, RAAS/ El Gobierno y el Consejo de la Región Autónoma del Atlántico Sur (RAAS),  autoridades municipales y líderes comunitarios, presentaron junto al Sistema de las Naciones Unidas, los resultados de los Programas Conjuntos Gobernabilidad Económica del sector agua y saneamiento; y el Programa Conjunto Revitalización Cultural y Desarrollo Productivo Creativo de la Costa Caribe de Nicaragua, ambos en función de avanzar hacia los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) “Reducir la pobreza extrema y el hambre” (ODM 1); y “Garantizar la Sostenibilidad del Medio Ambiente” (ODM 7).

Para ambos Programas Conjuntos –que se vienen ejecutando en los últimos tres años y medio–, se han destinado $16,1 millones de dólares, recursos aportados por el Fondo para el Logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (F-ODM), financiado por el Gobierno de España.

Los Programas Conjuntos F-ODM, son un mecanismo de país que apunta al fortalecimiento de las capacidades nacionales, el cumplimiento de las prioridades del Plan Nacional de Desarrollo Humano y el alcance de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

La presentación de los resultados de ambos Programas Conjuntos en la RAAS, se realizó con la participación de la Sra. Vernadine López, Presidenta del Consejo Regional Autónomo del Atlántico Sur; el Sr. Domingo Truesdale Hodgson, Coordinador del Gobierno Regional Autónomo del Atlántico Sur; el Sr. Roberto Cuthbert, Alcalde Municipal de Laguna de Perlas; y el Coordinador Residente del Sistema de las Naciones Unidas, Sr. Pablo Mandeville.

La presentación de los resultados de ambos Programas Conjuntos, tuvo como contexto las Festividades del Día Nacional Garífuna & Centenario de Orinoco (Laguna de Perlas, RAAS). Como parte de las actividades de presentación de impacto de ambos programas se inauguró el Centro de Interpretación Cultural (CIC) en Orinoco y se visitó la Escuela Enmanuel Mongalo de Orinoco, donde se habilitaron servicios de agua y saneamiento.

Programa Conjunto Revitalización Cultural y Desarrollo Productivo Creativo de la Costa Caribe de Nicaragua

El  objetivo fundamental del Programa Conjunto ha sido reducir las brechas de inequidad en el desarrollo humano, cultural, social y económico de pueblos indígenas y afro descendientes de la Costa Caribe, a través de la revitalización cultural, el desarrollo productivo y la profundización en el conocimiento y el ejercicio de derechos vinculados a su patrimonio material e inmaterial.

Rasgos culturales tradicionales de la población de la Costa Caribe —y particularmente de los pueblos indígenas y afro descendientes— han enfrentado situaciones de vulnerabilidad cultural debido a diversos factores de riesgo, siendo la pobreza el factor principal, por lo que en el marco de este Programa Conjunto, la revitalización cultural ha sido un elemento esencial para su empoderamiento. La inversión total en dicho Programa Conjunto de Cultura y Desarrollo equivalió a $ 8 millones 464 mil dólares en la RAAS y RAAN.

El Programa Conjunto se enfocó en fortalecer y revitalizar la cultura potenciando oportunidades económicas y productivas entre  los pueblos indígenas y afro descendientes del Caribe de Nicaragua: Miskitus, Mayangnas/Sumus, Ulwa, Ramas, Creoles y Garífunas. Todos estos pueblos coexisten con la población mestiza.

Programa Conjunto Gobernabilidad Económica del sector agua y saneamiento

El Programa Conjunto tuvo como objetivo fortalecer la gobernabilidad económica del sector agua y saneamiento en las Regiones Autónomas de la Costa Caribe, a través de una mayor participación y coordinación entre actores institucionales y sociales, así como fortalecer el marco institucional y la inversión en infraestructura, buscando incrementar el acceso sostenible a los servicios de agua y saneamiento, priorizando a los pueblos indígenas y comunidades afro descendientes.

La gobernabilidad del sector agua y saneamiento en la RAAN y RAAS ha sido elegida por ser coincidente con las prioridades del Gobierno Nacional y Gobiernos Regionales, un sector de gran
necesidad para la vida y el desarrollo, así mismo el acceso al agua y el saneamiento es uno de los Objetivos de Desarrollo del Milenio. 

Dicho Programa Conjunto tuvo una inversión total de $ 7,7 millones de dólares. Como resultado del Programa, hubo un  12,2% de incremento en acceso a servicios de agua y 5,8% de servicios mejorados de saneamiento en municipios de la RAAN (Waspam, Bonanza, Prinzapolka, Rosita); y la RAAS (Desembocadura, La Cruz de Río Grande, El Tortuguero, Laguna de Perlas y Bluefields).

Como resultado del Programa, 23 mil personas más acceden a servicios de agua potable y/o saneamiento; y aproximadamente 78 mil se benefician de forma indirecta con el manejo de los desechos sólidos. El Objetivo de Desarrollo del Milenio (ODM) número 7 apunta a “garantizar la sostenibilidad del medio ambiente”, estableciendo como meta para el año 2015 reducir a la mitad la proporción de población mundial sin acceso a agua y saneamiento.

Información complementaria sobre los Programas Conjuntos F-ODM 

A nivel nacional, han sido seis los Programas Conjuntos F-ODM que se han venido ejecutando entre el 2008 y el 2012, con una inversión total de $ 39.2 millones de dólares. De esos seis Programas Conjuntos, cinco de ellos han tenido intervención en las Regiones Autónomas del Atlántico Norte y Sur de Nicaragua, estimándose aproximadamente $27 millones para dichas regiones.

Dichos Programas Conjuntos se enfocan en: Medio Ambiente, Género, Cultura y Desarrollo, Gobernabilidad Económica, Juventud y Empleo; Infancia y Seguridad Alimentaria y Nutrición. 

En los seis Programas Conjuntos F-ODM ejecutados a nivel nacional, han participado 13 Agencias del Sistema de las Naciones Unidas con asistencia técnica.


Managua, 15 de noviembre 2012/ Con la participación de Federaciones y Confederaciones Sindicales y el Comité Nacional de Mujeres Sindicalistas, fue presentado el Estudio “Combatiendo la Desigualdad desde lo básico: Piso de Protección Social e Igualdad de Género”, estudio promovido por tres Agencias del Sistema de las Naciones Unidas: la Entidad de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de las Mujeres (ONU Mujeres); la Organización Internacional del Trabajo (OIT); y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

El concepto de Piso de Protección Social fue desarrollado por la OIT sobre la base de las experiencias recientes de ampliación de la protección, particularmente en los países en desarrollo, como es el caso de Nicaragua. En el 2010, los Jefes de Estado y de Gobierno, reunidos en la sede de las Naciones Unidas para analizar 10 años del plan de acción de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, consideraron la importancia de avanzar en la ampliación del acceso universal a servicios sociales esenciales en los ámbitos de la salud, el agua y el saneamiento, la educación, la seguridad alimentaria, la vivienda y otras esferas definidas en las prioridades nacionales.

Según el estudio, la protección social ampliada, puede ayudar a las personas a adaptar sus calificaciones y superar los obstáculos que dificultan su plena participación en un entorno económico y social cambiante. El piso de protección social constituye una medida coyuntural hacia el establecimiento de formas más amplias y robustas de seguridad social.

La seguridad social pretende eliminar la exclusión, garantizar niveles mínimos de ingresos que permitan a las personas subir al siguiente escalón y contribuir a la seguridad social, con mayores niveles de protección.

En sus palabras, el Sr. Pablo Mandeville, Coordinador Residente del Sistema de las Naciones Unidas dijo que: “Es urgente que las políticas y programas nacionales se adapten al concepto de Piso de Protección Social y que garanticen coherencia entre políticas sociales, de empleo, ambientales y macroeconómicas, como parte de una estrategia de desarrollo sostenible”.

La protección social, debe de contribuir a mejorar el desarrollo del capital humano en el corto y largo plazo. Además de que debe estimular la actividad productiva de los países, eliminar las barreras que originan las desigualdades e inequidades en el cumplimiento de los derechos humanos entre los hombres y las mujeres.


Managua, 25 de octubre, 2012/ En el marco del 67º Aniversario de las Naciones Unidas, la Asamblea Nacional de Nicaragua y el Sistema de las Naciones Unidas firmaron un Memorando de Entendimiento y Cooperación, que les permitirá definir objetivos, resultados, planes y presupuestos conjuntos para el alcance de iniciativas contenidas en el Programa de Apoyo a la Modernización de la Asamblea Nacional.

El Memorando de Entendimiento y Cooperación fue suscrito por el Presidente de la Asamblea Nacional, Diputado René Núñez Téllez y el Coordinador Residente del Sistema de las Naciones Unidas en Nicaragua, Sr. Pablo Mandeville, ante la presencia de la Junta Directiva de la Asamblea Nacional, diputados/as de todas las bancadas, miembros del cuerpo diplomático, representantes y funcionarios/as de agencias del Sistema de las Naciones Unidas.

Durante sus palabras, el Coordinador Residente destacó que en el Sistema de las Naciones Unidas hay un convencimiento de que las bases para el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio están en el fortalecimiento de las capacidades nacionales para la formulación, discusión, aprobación, implementación, monitoreo, fiscalización y evaluación de las políticas que tengan un impacto directo en la reducción de la pobreza, incluyendo la extrema pobreza, la seguridad ciudadana, garantizando el respeto de los derechos humanos en general y en especial, el derecho a la alimentación, reconocidos en la Constitución Política de Nicaragua y los instrumentos internacionales sobre derechos humanos, incorporados en el marco jurídico del país.

Mandeville agregó que: “Hace 67 años la ONU nació con tres pilares fundamentales: la paz mundial, el desarrollo de las naciones; y los derechos humanos. Y son pilares que no pueden actuar de manera aislada. Quienes redactaron la Carta de la ONU sabían que no es posible alcanzar el progreso de la humanidad sin considerar estos tres aspectos”.

El Memorando de Entendimiento y Cooperación será ejecutado mediante un Plan de acción conjunto de asistencia técnica del SNU, en el cual se fijarán las metas y recursos de cada uno de los fondos, programas y agencias del Sistema de las Naciones Unidas en la Asamblea Nacional y tendrá vigencia a partir del día de hoy hasta el nueve de enero del año dos mil diecisiete.


Estamos viviendo un período de agitación profunda, de transición y transformación donde la inseguridad, la desigualdad y la intolerancia se están extendiendo y poniendo a prueba las instituciones. En ese contexto, la ONU debe mantenerse alerta en todas sus áreas de trabajo como la paz, el desarrollo, los derechos humanos y el Estado de derecho, así como en el fortalecimiento de las mujeres y los jóvenes.

Así lo subrayó hoy el Secretario General en un mensaje por el Día de las Naciones Unidas que se celebra cada 24 de octubre.

Ban Ki-moon indicó que el mundo ha hecho progresos significativos y citó algunos avances como la reducción de la pobreza extrema a la mitad desde el año 2000, además de signos alentadores de crecimiento económico en el mundo en desarrollo.

No obstante, dijo el Secretario General, éste es el momento en que la comunidad internacional debe ser ambiciosa y fijar metas prácticas y audaces posteriores al 2015, una vez que venza el plazo impuesto para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM).


Managua, 18 de octubre, 2012/ La Asamblea Nacional ratificó (miércoles 17 de octubre) el Convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), relativo a la protección de los derechos humanos y laborales de las personas que trabajan en el servicio doméstico. Ante la noticia, el Coordinador Residente del Sistema de las Naciones Unidas, Sr. Pablo Mandeville, expresó que “nuevamente la Asamblea Nacional de Nicaragua innova y es pionera con una legislación a favor de los derechos humanos de las y los trabajadores del servicio doméstico, colocando al país entre los primeros de la región en ratificar el Convenio 189 de la OIT”.

En el marco de la Conferencia Internacional del Trabajo, efectuada en el año 2010, delegados de gobiernos, empleadores y trabajadores, decidieron adoptar normas internacionales destinadas a mejorar las condiciones laborales de casi 100 millones de personas del mundo que trabajan en el servicio doméstico.

El año siguiente, en junio del 2011, la Conferencia Internacional del Trabajo suscribió el Convenio 189 de la OIT y su recomendación 201, en la cual se establece que las personas (generalmente mujeres que representan más del 80% del personal doméstico), que se ocupan de las familias y de los hogares, podrán gozar de los mismos derechos básicos que tienen el resto de trabajadores, incluyendo horas de trabajo razonables, descanso semanal de al menos 24 horas consecutivas, un límite a los pagos en especie, información clara sobre los términos y las condiciones del empleo, así como el respeto a los principios y derechos fundamentales en el trabajo, como la libertad sindical y la negociación colectiva.

Cuando un país ratifica un Convenio de la OIT, su gobierno hace un compromiso formal de aplicar todas las obligaciones establecidas e informar periódicamente a la OIT sobre las medidas adoptadas en este sentido. El Convenio podrá ser implementado mediante la ampliación o adaptación de las leyes existentes, reglamentos u otras medidas, o mediante el desarrollo de nuevas iniciativas específicas para trabajadoras y trabajadores domésticos. Algunas de las medidas necesarias según el Convenio pueden ser implementadas gradualmente.


Managua 15 de octubre de 2012/ Como parte de la celebración del Día Mundial del Lavado de Manos, la empresa Unilever y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia UNICEF, anunciaron el lanzamiento de un proyecto en Nicaragua que tiene como fin realizar mejoras en obras de agua y saneamiento en 25 escuelas de Blueffields, Puerto Cabezas y Mozonte.

El proyecto forma parte de una Alianza Global entre Fundación Unilever y UNICEF, la cual fue anunciada a principios del 2012 y tiene como objeto mejorar la calidad de vida a través de la provisión de higiene, saneamiento, acceso al agua potable, la nutrición básica y mejora de la autoestima. 

“La Fundación Unilever y UNICEF, se han asociado para mejorar el saneamiento en los países en desarrollo mediante planteamientos comunitarios de cara el saneamiento total.  La iniciativa forma parte de un programa de cambio de comportamientos que promueve las buenas prácticas de higiene en la población, ayuda a crear la demanda  y crea conciencia sobre la crisis del saneamiento”, manifestó el Director País de Unilever, Pedro José González.

Por su parte el Representante de UNICEF, Philippe Barragne-Bigot consideró como valor agregado del proyecto, “el involucramiento de grupos de adolescentes afuera de la escuela y en situación de riesgo, ofreciéndoles la posibilidad de aprender técnicas de construcción de obras agua y saneamiento y aprendiendo al mismo tiempo a leer, escribir y contar en español y en su lengua materna”.

Resultados Esperados

La alianza entre UNICEF y UNILEVER está enfocada en escuelas de las comunidades indígenas y afro descendientes en situación de extrema pobreza de la Región del Atlántico y Norte, con enfoque de adaptación al cambio climático. El propósito es que 2,000 niñas, niños y adolescentes de comunidades vulnerables tengan:

1. Acceso a servicios higiénicos separados por sexo y edad, tomando en cuenta las discapacidades.

2. Que pongan en práctica hábitos de higiene como el lavado de manos, el uso de servicios higiénicos y la disposición adecuada de la basura.

3. Capacitar 70 adolescentes varones y mujeres de 14 a 18 años en situación de riesgo, en técnicas de construcción WASH para la mejora de los ingresos de ellos y sus familias.

El Agua y Saneamiento en el mundo

Los retos del siglo 21 son cada vez más complejos:

• Más de 1 billón de personas no tienen acceso al agua potable.

• Más de 3,5 millones de niños menores de 5 años mueren anualmente de diarrea y las infecciones respiratorias agudas.

• Un niño muere cada cuatro segundos a causa de enfermedades prevenibles y tratables.

• 2,6 millones de personas carecen de acceso a un saneamiento mejorado.

• Se estima que 925 millones de personas sufren de hambre crónica.


Este año  la conmemoración del Día Internacional para la Reducción de los Desastres pone de relieve la necesidad de que las mujeres y las niñas ocupen un lugar de vanguardia en la tarea de reducir los riesgos y organizar la respuesta mundial ante los peligros naturales.

           En todo el mundo, las mujeres y las niñas están haciendo uso de las funciones que desempeñan dentro de las familias y las comunidades para lograr una mayor reducción de los riesgos.

           En Bangladesh, las mujeres organizaron su preparación para las inundaciones y su respuesta a estas enseñando a otras mujeres cómo construir hornos de arcilla portátiles y cómo elevar las casas.

           En Sudáfrica, se ha empoderado a niñas adolescentes marginadas para que ayuden a elaborar planes de reducción del impacto de las sequías y los fuertes vendavales.

           En el Altiplano Boliviano, las mujeres indígenas han consolidado sus conocimientos tradicionales sobre la agricultura y el clima, lo que ha resultado en una reducción considerable de las pérdidas de cultivos debido al granizo, las heladas y las inundaciones.

           En Viet Nam, se han dado a conocer a los habitantes de las aldeas cuestiones relativas a la reducción de los desastres mediante radionovelas preparadas especialmente en las que se incorporan ejemplos de la vida real e historias relatadas por mujeres de la localidad.

           Y después del tsunami y el terremoto de la región de Tohoko (Japón), las mujeres desempeñaron un papel fundamental en el restablecimiento de las oportunidades de ingresos, especialmente para las madres solteras.

           Esas actividades promueven la comprensión de la forma en que las comunidades se pueden beneficiar si se alienta a las mujeres a asumir funciones de liderazgo en la reducción del riesgo de desastres, y serán cada vez más valiosas a medida que el cambio climático se intensifica y que el mundo lucha para hacer frente a fenómenos climáticos extremos y a desastres que afectan en promedio a más de 200 millones de personas anualmente.

           En este Día Internacional para la Reducción de los Desastres, reconozcamos que, como declara el lema de la conmemoración de este año, las mujeres y las niñas son la “Fuerza [in]Visible de la Resiliencia”.


Managua, 11 de octubre de 2012/ La Organización de las Naciones Unidas ha decidido a partir de este año conmemorar el 11 octubre como el Día Internacional de la Niña, como una oportunidad para celebrar los progresos realizados en la promoción de los derechos de las niñas pero también un momento para dialogar sobre el trabajo que queda por hacer para la eliminación de las desigualdades de género entre niños y niñas.

En esta ocasión, el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), la Campaña del Secretario General de las Naciones Unidas ÚNETE para Poner Fin a la Violencia contra las Mujeres y ONU Mujeres, desean expresar su preocupación por la situación de millones de niñas y adolescentes en América Latina y el Caribe, especialmente las que viven en la pobreza extrema y las que están sujetas a violencia y discriminación por motivos de género.

Una de las expresiones más evidentes del impacto de la pobreza y la desigualdad en la región es el embarazo adolescente, el cual sigue siendo un tema crucial al que prestar atención. Hoy día en América Latina, alrededor de 1 de cada 5 niños (as) nacen de una madre adolescente de entre 15 y 19 años. De hecho, esta maternidad temprana que se presenta como única opción de vida para muchas niñas en América Latina, esconde una situación de falta de garantía al ejercicio de sus derechos fundamentales y es en definitiva un modelo efectivo de reproducción de los patrones de exclusión y la persistencia de la pobreza.

Las evidencias muestran que el embarazo en adolescentes tiene múltiples implicaciones para el desarrollo personal, para la futura descendencia de la niña o adolescentes embarazada y para el desarrollo del país. En general, la mayoría de las niñas o adolescentes embarazadas enfrentan mayor probabilidad de complicaciones del parto y son en mayor proporción víctimas de mortalidad materna: las niñas que dan a luz antes de los 15 años tienen cinco veces más probabilidades de morir en el parto que las mujeres mayores.

Si una madre tiene menos de 18 años, el riesgo de que su bebé muera durante su primer año de vida es un 60% mayor que la de un nacido o una nacida de una madre mayor de 19 años. Además, incluso si el niño o niña sobrevive, él o ella tendrá más probabilidades de sufrir bajo peso al nacer, desnutrición y desarrollo físico y cognitivo tardíos. Dentro del cuerpo de evidencias se confirma también que la educación es el factor protector más potente para prevenir el embarazo en adolescentes.

Las Agencias de desarrollo de Naciones Unidas instan a la formulación de leyes y políticas que desincentiven el matrimonio a temprana edad, incluyendo acciones como elevar la edad mínima para contraer matrimonio o unión de hecho con o sin el consentimiento de los padres y madres.

UNFPA, UNICEF, ONU Mujeres y la campaña ÚNETE felicitan los esfuerzos y logros nacionales que se orientan a formular y aplicar leyes y políticas para prevenir el embarazo en adolescentes y la violencia basada en género.