La presente publicación resume la experiencia nicaragüense en la implementación de seis programas conjuntosimpulsados por el Fondo para el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (F-ODM), con recursos del Gobiernode España.

Los programas conjuntos fortalecieron capacidades nacionales, regionales, municipales, territoriales y comunales;ampliaron redes de desarrollo y formularon políticas públicas a favor de la población con menos oportunidadeseconómicas, sociales y culturales.


La Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, (UNAN-Managua), PROFAMILIA y UNFPA, Fondo de Población de las Naciones Unidas abren la convocatoria para el Diplomado en Salud Sexual y Reproductiva en la Adolescencia.

El objetivo del diplomado es formar profesionales de alta calidad técnica, científica y humanista en salud sexual y reproductive en la adolescencia, con enfoque de género, derechos humanos e interculturalidad, para brindar respuesta a los principals problemas de salud de la población adolescente nicaraguense.

Los módulos a desarrollar son:

• Marco regulatorio de la salud sexual y reproductiva en la adolescencia.

• Enfoque de derechos humanos, derechos sexuales y reproductivos, género e interculturalidad.

• Salud sexual y reproductiva en la adolescencia.

• Atención a los y las adolescentes con enfoque de derechos.

Al concluir el diplomado, los y las participantes estarán en capacidad de debatir en el marco de derechos internacionales y políticos relacionados con la salud sexual y reproductiva en la adolescencia, identificar los principales problemas, diferenciar las distintas estrategias implementadas y diseñar planes en las diferentes modalidades de los servicios amigables para adolescentes y jóvenes.

El periodo de inscripción será durante todo el mes de marzo y las clases iniciarán el 10 de abril. La duración del diplomado es de seis meses y el costo total es de U$1,200 o su equivalente en córdobas a través del sistema de cuotas. UNFPA se encuentra aportando a becas parciales con un cupo limitado.

Para mayor información puedes dar clic aquí o dirigirte a la UNAN Managua, Edificio Polisal, Segunda Planta, llamar al 2270-4031 o escribir a mssrunan@gmail.com

 

Leer más


Managua, 16 de marzo 2015/ El personal de las agencias, fondos y programas del Sistema de las Naciones Unidas se sumaron al simulacro de terremoto, orientado por el Gobierno de la República de Nicaragua, que movilizó a casi dos millones de personas y a las instituciones especializadas en prevención, atención y mitigación de desastres.

En el ejercicio demostrativo se simuló a las 10:00 a.m. un terremoto de 7.4 grados en la escala abierta de Richter, localizado a 150 kilómetros frente a las costas de Masachapa y a 25 kilómetros de profundidad. En todo el Pacífico nicaragüense se activaron las 60 sirenas que forman parte del Sistema de Alerta Temprano (SAT). Al llamado, pobladores de las comunidades cercanas a las costas se autoevaluaron ante la posible ocurrencia de un tsunami, como se tiene previsto en los protocolos del SINAPRED. Mientras eso sucedía, todas las estructuras: CODEPRED, COMUPRED y COLOPRED se activaron para coordinar las acciones inmediatas a la ocurrencia del terremoto.

El Sistema de las Naciones Unidas, junto con otros miembros de la comunidad internacional, fue invitado a participar como observador del simulacro nacional en el Centro de Operaciones de Emergencias (CODE) y en el Centro de Coordinación de Asuntos Humanitarios (CCAH), pero también activó su plan contingencia, sonaron las alarmas en todas las oficinas, se realizó el ejercicio de evacuación del personal y se mantuvo una comunicación coordinada con las instituciones que atienden las emergencias nacionales.

Desde las instalaciones del SINAPRED la Coordinadora Residente del Sistema de las Naciones Unidas, Silvia Rucks,  señaló a los medios de comunicación: “Desde el primer momento que nos invitaron a formar parte de la observación de simulacro, el Sistema de las Naciones Unidas aceptó porque coincidimos con la política del gobierno de Nicaragua de que tener un buen modelo de atención y prevención de emergencias es la mejor forma de responder. En ese sentido, consideramos que los simulacros son elementales, tanto es así que todas las oficinas del Sistema de las Naciones Unidas activaron sus planes de emergencias en coordinación con el SINAPRED. Es una forma de aprender y detectar cómo podemos articularnos mejor para salvar vidas.”

El personal del Sistema de las Naciones Unidas participó en el simulacro, incluyendo las oficinas de  Managua, Bilwi, Bluefields, Estelí, entre otras. Se puso a prueba la capacidad de respuesta, los protocolos de seguridad, la actuación de los/as puntos focales de seguridad, la activación de las guías de evacuación y la puesta en práctica de la cadena de aviso. Los equipos de trabajo reaccionaron con efectividad, siguiendo las indicaciones de seguridad facilitadas por el Gobierno, y reforzadas por la Oficina de Seguridad de las Naciones Unidas.

La realización del ejercicio fue exitosa, el 100 por ciento del personal participó con sensibilidad y consciente de que los simulacros son una herramienta indispensable para la prevención ante cualquier fenómeno de desastre natural.

 


UNFPA, Fondo de Población de las Naciones Unidas en Nicaragua y el Ministerio de la Juventud, (MINJUVE) capacitaron a jóvenes de Somoto, Bluefields y Juigalpa, en la elaboración de planes de comunicación para la promoción de los derechos sexuales y reproductivos, prevención del embarazo en adolescentes y otros temas de interés juvenil.

Esta iniciativa tiene como objetivo final que los y las jóvenes cuenten con capacidades para desarrollar sus propias acciones de comunicación. Además, se espera que promuevan la reflexión entre sus pares sobre temas de interés y faciliten un ambiente propicio para la discusión de los derechos sexuales y reproductivos en sus municipios.

Los y las jóvenes participantes forman parte de diferentes movimientos juveniles organizados en sus municipios. “Somos jóvenes, jóvenes con jóvenes se entienden”, afirmó Alex Ruiz Obando, miembro de la Promotoría Solidaria de Somoto. “Esta es nuestra guía, estas acciones, estos talleres nos ayudan para fortalecer nuestros conocimientos”, agregó.

“Nuestra tarea es llegar al territorio, trabajar con los chavalos y chavalas, a través de la responsabilidad compartida”, aseguró Evangelina Benavides, Coordinadora de Difusión y Prensa del Ministerio de la Juventud.

Leer más


Como parte del Proyecto Regional de Prevención de la Violencia contra las Mujeres en Centroamérica (B.A.1), el Ministerio de la Mujer (MINIM) con el acompañamiento de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), inician esta semana una jornada de talleres sobre la construcción de nuevas masculinidades.

Estos talleres dirigidos a grupos de hombres contribuirán a la transformación de relaciones de poder e invitarán a una mayor participación masculina en la lucha contra la violencia hacia mujeres, niños/as y adolescentes.

La metodología está basada en técnicas vivenciales, dinámicas y participativas, programada para realizarse durante dos días. En la primera sesión, el grupo de participantes identifica los roles de género a partir de la presentación de un video, entre otras dinámicas y durante el segundo día, se invita a una reflexión sobre las acciones para prevenir la violencia de género desde el ámbito personal, familiar y comunitario.

La Oficial a Cargo de OIM Nicaragua, señora Paola Zepeda, explicó que los talleres forman parte del proceso de elaboración de un manual especializado en el tema de las nuevas  masculinidades, que funcionará como una herramienta para futuras réplicas de capacitaciones, impartidas por las instituciones a cargo de la Política de Fortalecimiento de la Familia Nicaragüense y Prevención de la Violencia.

“Como OIM consideramos  que esta iniciativa fortalecerá las capacidades del personal masculino y femenino de las instituciones, pues contarán con un manual y  una guía para facilitadores que permitirá replicar los talleres en el resto del país, como parte de un programa permanente del MINIM y las demás instituciones”, expresó la Oficial a Cargo.

Estas capacitaciones estarán dirigidas a personal del Ministerio de la Familia, Niñez y Adolescencia (MIFAN), consejeros/as familiares, facilitadores/as judiciales, promotores/as comunitarias de los 11 municipios en donde se ejecuta el Proyecto B.A.1, iniciando por las ciudades de Corinto y León.

Las capacitaciones continuarán durante el mes de marzo en los municipios de Dipilto (Nueva Segovia), Cárdenas (Rivas)  y Matagalpa. Para las siguientes semanas de abril, se pretende continuar con la jornada de talleres en Siuna, Waspán, Granada y Managua.

El Proyecto B.A.1 forma parte de la Estrategia de Seguridad de Centroamérica (ESCA), implementado por OIM junto con el Fondo de Población de Naciones Unidas (UNFPA), el Sistema de Integración Centroamericana (SICA).Cuenta con el financiamiento de Finlandia y Países Bajos.

/ACZ

 


En el segundo día de la Comisión de la Condición Jurídica y social de la Mujer que se celebra hasta el 20 de marzo en Nueva York, el Secretario General de Naciones Unidas participó hoy en un evento de alto nivel del movimiento “Cada Mujer, Cada Niño” para reflexionar sobre el progreso logrado desde el lanzamiento de la Estrategia Global para la Salud de las Mujeres y los Niños en septiembre de 2010.

En estos cinco años, el mundo ha logrado salvar la vida de casi 2,5 millones de mujeres y niños, dijo Ban Ki-moon, gracias en gran medida al impulso que ha conseguido esta joven y dinámica alianza.

“Gracias al continuo compromiso político, un incremento en la financiación y una fuerte alianza, podemos acabar de manera realista con las muertes prevenibles de mujeres y niños dentro de una generación, vivan donde vivan”, dijo.

El titular de la ONU aseguró que ahora la prioridad es mantener y aumentar ese impulso para completar las metas de salud pendientes de los Objetivos de Desarrollo del Milenio y poder alcanzar a las mujeres más vulnerables, especialmente a aquellas en zonas de conflicto y que necesitan asistencia humanitaria.

Al evento también asistieron Amina Mohamed, asesora especial del Secretario General sobre la Planificación del Desarrollo Post-2015 y Melinda Gates, cofundadora de la Fundación Bill & Melinda Gates.

Leer más


UNFPA, Fondo de Población de las Naciones Unidas acompaño al Silais Chinandega en la realización del Festival para la Prevención del Embarazo en Adolescentes financiado por el Banco Mundial donde participaron más de 100 adolescentes de todos los municipios de ese departamento.

Los y las participantes provienen de los círculos de adolescentes que organiza el Silais Chinandega en cada uno de los puestos de salud, donde se brindan capacitaciones a promotores en temas relacionados a la salud sexual reproductiva, prevención de la violencia de genero, habilidades para la vida, prevención del embarazo en adolescentes, planificación familiar, ITS, VIH y Sida y la promoción de familias fuertes.

Posteriormente cada participante  debe replicar la capacitación con otros adolescentes y jóvenes, de forma que se promueve la gestión del conocimiento liderada entre los mismos adolescentes con sus pares.

La Dra. Cruz Cano Silva, Directora del Silais de Chinandega destacó la labor del Ministerio de Salud (MINSA) por brindar consejería y servicios en salud sexual y reproductiva a los adolescentes y jóvenes para alcanzar su bienestar personal.

Carolina Palacios, adolescente del municipio de El Viejo enfatizó en la necesidad de adolescentes y jóvenes de obtener información en especial sobre la prevención del embarazo en adolescentes y las infecciones de transmisión sexual (ITS).

UNFPA a través de la metodología de las fiestas informativas presentó la campaña “Plan de Vida”, motivando a los y las adolescentes y jóvenes a plasmar en una herramienta digital disponible en la web de UNFPA, sus sueños, metas y aspiraciones para una adolescencia segura y exitosa.

Este espacio intercultural donde se proyectaron videos educativos, música y baile permitió que adolescentes y jóvenes reflexionaran sobre sus decisiones en el presente y las repercusiones en su futuro.

/CP

Leer más


8 de marzo de 2015

Hace veinte años, cuando el mundo organizó una conferencia histórica sobre los derechos humanos de la mujer, el devastador conflicto en la ex-Yugoslavia llamó merecidamente la atención sobre las violaciones y otros crímenes de guerra que allí se estaban cometiendo contra las civiles. Dos decenios más tarde, cuando hay niñas de tan solo siete años de edad que no solo son blanco de ataques sino que también son utilizadas como armas por los extremistas violentos, puede resultar fácil sentirse descorazonado sobre el valor de los foros internacionales. Pero, si bien tenemos un largo camino que recorrer para lograr la plena igualdad —donde el fin de la violencia por razón de género es un objetivo central— los progresos realizados en los últimos veinte años demuestran que la Conferencia Mundial sobre la Mujer celebrada en Beijing en 1995 sigue teniendo valor.

Desde la aprobación de la Declaración y la Plataforma de Acción de Beijing, más niñas que nunca han logrado un mayor acceso a mayores niveles de educación. El número de mujeres que mueren al dar a luz se ha reducido prácticamente a la mitad. Más mujeres están al mando de empresas, gobiernos y organizaciones mundiales. Celebro estos avances. Al mismo tiempo, en este Día Internacional de la Mujer, debemos reconocer que los logros han sido demasiado lentos y dispares, y que debemos hacer mucho más por acelerar los progresos en todas las zonas del mundo.

El mundo debe unir sus fuerzas para responder a los ataques contra mujeres y niñas por parte de los extremistas violentos. Desde Nigeria y Somalia hasta Siria y el Iraq, el cuerpo de la mujer se ha transformado en un campo de batalla donde los guerreros llevan a cabo estrategias específicas y sistemáticas, a menudo basándose en el origen étnico o la religión. Las mujeres han sido atacadas por intentar ejercer su derecho a la educación y a los servicios básicos; han sido violadas y convertidas en esclavas sexuales; han sido dadas como trofeo a los combatientes, o intercambiadas como mercancía entre grupos extremistas en redes de trata. Médicas, enfermeras y otras mujeres han sido asesinadas por intentar ejercer su profesión. Los defensores de los derechos humanos de las mujeres que tienen valor para oponerse a esas atrocidades ponen en peligro su vida —y a veces la pierden— en su lucha por la causa.

Debemos adoptar una postura internacional clara contra este asalto total a los derechos humanos de la mujer. La comunidad internacional debe traducir su indignación en medidas concretas, como asistencia humanitaria, servicios psicosociales, apoyo a los medios de vida, y esfuerzos por llevar a los autores de estas atrocidades ante la justicia. Las mujeres y las niñas son a menudo los primeros blancos de ataque, por lo que sus derechos deben ocupar un lugar central en nuestra estrategia para hacer frente a este imponente y creciente desafío. Unas mujeres y unas niñas empoderadas son la mejor esperanza para el desarrollo sostenible después de los conflictos. Son los mejores motores del crecimiento, la mejor esperanza para la reconciliación, y la mejor protección frente a la radicalización de los jóvenes y la reproducción de los ciclos de violencia.

Incluso en las sociedades que viven en paz, son demasiadas las niñas y las mujeres que siguen sufriendo malos tratos en el hogar, mutilación genital y otras formas de violencia que las traumatizan como individuos y dañan a sociedades enteras. La discriminación sigue siendo una espesa barrera que se ha de romper. Debemos ampliar las oportunidades en la política, la empresa y en otros ámbitos. Debemos cambiar las mentalidades, especialmente entre los hombres, inspirándolos a que se conviertan ellos mismos en agentes activos del cambio. Y debemos respaldar nuestra determinación con recursos basándonos en el entendimiento seguro de que las inversiones en igualdad entre los géneros generan progreso económico, inclusión política y social y otros beneficios que, a su vez, fomentan la estabilidad y promueven la dignidad humana.

Este es un año vital para el avance de la causa de los derechos humanos de las mujeres. La comunidad internacional está trabajando duro para establecer una nueva agenda para el desarrollo sostenible que se basará en lo logrado con los Objetivos de Desarrollo del Milenio y conformará las políticas y las inversiones sociales para la próxima generación. Para que sea realmente transformadora, la agenda para el desarrollo después de 2015 debe dar prioridad a la igualdad entre los géneros y el empoderamiento de las mujeres. El mundo no alcanzará nunca el 100% de sus objetivos si el 50% de la población no puede realizar su pleno potencial. Dando rienda suelta al poder de las mujeres podemos asegurar el futuro para todos.

Ban Ki-moon, Secretario General de las Naciones Unidas


Cinco jóvenes universitarios nicaragüenses integrantes del Club de Negocios de la universidad American College, resultaron ganadores del primer lugar del concurso global, “Diseño para el desafío de UNICEF (Design for UNICEF Challenge),” junto a otro proyecto presentado por estudiantes de una universidad de Indonesia.

Esta iniciativa pretende incentivar a los jóvenes para que generen programas creativos e innovadores para el cumplimiento de losderechos humanos de la niñez más vulnerable. Esta vez, estudiantes de universidades de seis diferentes países participaron en el concurso para buscar una solución innovadora para mejorar la“conectividad” de los servicios básicos e información para la niñez.

“Estos jóvenes innovadores están poniendo a prueba lo que parece imposible en lo posible. Se trata de pequeñas soluciones a problemas locales que tienen el potencial de desencadenar cambios y ayudar a que aumente el número de niños con acceso a los servicios y a las oportunidades que les pertenecen por derecho”, expresó el Sr. Philippe Barragne-Bigot, Representante de UNICEF en Nicaragua.

El Proyecto

El proyecto presentado por American College está focalizado en seis comunidades rurales del Triángulo Minero, habitado mayoritariamente por indígenas mayangnas y miskitus. A través de una investigación identificaron los principales problemas de salud que afectan a la niñez de la zona por las dificultades de acceso y lejanía a los puestos de salud.

El proyecto propone coordinar acciones con los puestos de salud y líderes comunitarios para monitorear la situación de salud de la niñez y esta información será remitida vía celular a los puestos de salud para que reciban consejos prácticos y medicina para su tratamiento. Además, el sistema permitiría en “tiempo real,” recolectar información sobre enfermedades más frecuentes en estas comunidades. De esta manera se brindará datos importantes a los tomadores de decisión, para la planificación y programación con el fin de reducir la mortalidad infantil.

“Una persona va a poder llegar, indicar en una infografía qué es lo que tiene, y el coordinador del centro va a notificar al centro de salud para que envíen los medicamentos adecuados. LaInfografía es una herramienta que permitirá a la población fácilmente identificar

síntomas a través de diseños localmente apropiados”, refirió Luis Montalván, uno de los cinco integrantes.

En el concurso UNICEF Challenge participaron más de 50 proyectos de diversas universidades del mundo, seleccionaron a 30 y luego a 5 de los cuales solo Nicaragua quedó por América y cuatro de Indonesia.

En la última fase los jóvenes del American College defendieron su proyecto frente a un Comité de selección de la Unidad de Innovación de UNICEF en New York, conectando a miembros del panel de diferentes países vía skype. Los jóvenes tuvieron solo 5 minutos para hacer la presentación del proyecto y posteriormente hubo preguntas y respuestas.

Los integrantes del grupo del American College son Scarleth Vasconcelos, estudiante del cuarto año de Ingeniería en Energías Renovables, Roberto Emilio Rocha, cursa el último cuatrimestre de Ingeniería Industrial, José Carlos Pulido en el segundo año de Comunicación y Relación Publica, Pablo Antonio Burgos, estudiante en Ingeniería en sistemas, y Luis Montalván en el cuarto año en Economía. Todos son miembros del Club de Negocios de la American College.

/OM

Leer más


La Asamblea General de las Naciones Unidas ha proclamado el 3 de marzo –aniversario de la aprobación de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES)— Día Mundial de la Vida Silvestre. Este año, en que observamos el Día por segunda vez, el sistema de las Naciones Unidas, sus Estados Miembros y una amplia gama de asociados de todo el mundo ponemos de relieve el mensaje simple pero firme de que “Es hora de tomar en serio los delitos contra la vida silvestre”.

El comercio ilegal de fauna y flora silvestres se ha convertido en una sofisticada forma de delincuencia transnacional, comparable a otros perniciosos ejemplos como la trata de seres humanos y el tráfico de drogas, artículos falsificados y petróleo. Está impulsado por el aumento de la demanda y con frecuencia se ve facilitado por la corrupción y una gobernanza deficiente. Tenemos pruebas sólidas de que en él hay una participación creciente de redes de delincuencia organizada y grupos armados no estatales.

El comercio ilegal de fauna y flora silvestres socava el estado de derecho y  representa una amenaza para la seguridad nacional; degrada los ecosistemas y constituye un obstáculo importante para los esfuerzos de las comunidades rurales y los pueblos indígenas que luchan por gestionar de manera sostenible sus recursos naturales. Combatir estos delitos no solo es esencial para la labor de conservación y para el desarrollo sostenible, también contribuirá a lograr la paz y la seguridad en regiones aquejadas de problemas donde estas actividades ilegales alimentan los conflictos.

Tomar en serio los delitos contra la vida silvestre significa obtener el apoyo de todos los sectores de la sociedad que intervienen en la elaboración y el consumo de productos derivados de la fauna y flora silvestres, muy utilizados como medicinas, alimentos, material de construcción, mobiliario, cosméticos, prendas de vestir y accesorios. Las actividades de aplicación de la ley deben ir acompañadas del apoyo de la comunidad en sentido amplio. Las empresas y la población de todos los países pueden desempeñar una función importante, por ejemplo, negándose a comprar o a subastar marfil o cuernos de rinoceronte ilegales, e insistiendo  en que los productos de los océanos y selvas tropicales del mundo tengan un origen legal y se hayan obtenido de forma sostenible.

En este Día Mundial de la Vida Silvestre, insto a todos los consumidores, proveedores y gobiernos a que traten los delitos contra la fauna y flora silvestres como una amenaza para la sostenibilidad de nuestro futuro. Es hora de tomar en serio los delitos contra la vida silvestre.