28 de octubre, 2015 — La Asamblea General de la ONU eligió hoy a 18 miembros de los 47 que componen el Consejo de Derechos Humanos y entre ellos figuran Ecuador, Panamá y Venezuela, que prorroga otros tres años su mandato actual.

Al Grupo de Estados de América Latina y el Caribe le corresponden 8 puestos en ese organismo de las Naciones Unidas. Junto con los tres países elegidos este miércoles, Bolivia, Cuba, El Salvador, México y Paraguay completan el grupo latinoamericano.

Argentina y Brasil concluirán el 31 de diciembre próximo su mandato actual en ese organismo.

La Asamblea General de la ONU también eligió a cinco países para cubrir vacantes en el Grupo de Estados Africanos y una cifra similar en el caso del Grupo de Asia-Pacífico. Además, se cubrieron dos vacantes en el Grupo de Europa oriental y tres en el de Europa occidental.

Los Estados elegidos para el próximo mandato de tres años tomarán posesión el 1 de enero.

El Consejo de Derechos Humanos se encarga de fortalecer la promoción y protección de los derechos humanos, de hacer frente a las violaciones de esas garantías básicas y de formular recomendaciones a los países respecto de todo lo relativo a esos derechos. Fue creado por la Asamblea General el 15 de marzo de 2006.

La elección de los integrantes del Consejo de Derechos Humanos es por una mayoría de los Estados miembros de la Asamblea General, en votación secreta e individual. Después de dos mandatos consecutivos, los Estados no son elegibles para su reelección.


En conmemoración del 70° aniversario de las Naciones Unidas (24 de octubre), Nicaragua se ha sumado a la iniciativa de iluminación de cientos de monumentos, edificios, museos, puentes y lugares simbólicos alrededor del mundo.

La noche del jueves 22 de octubre quedaron iluminados en el color oficial (azul) el Monumento y el Edificio de las Naciones Unidas en Managua, ubicados sobre el Paseo del mismo nombre.

En Nueva York, el Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon dijo: “Me congratula que nuestros Estados Miembros muestren tal entusiasmo en poner de relieve los 70 años de apoyo de la ONU hacia la paz, el desarrollo y los derechos humanos”.

Las instalaciones de la ONU en Nueva York serán iluminadas por dos noches, comenzando el 23 de octubre, fecha en que se lleva a cabo el concierto anual del Día de la ONU y concluirá el 24 de octubre.

En Managua, el Monumento y Edificio de las Naciones Unidas estarán iluminados en azul las noches del jueves 22, viernes 23 y sábado 24 de octubre.

Este evento mundial es ampliamente cubierto en las redes sociales con los hashtag #UNBlue y #UN70, mismo que se comparte con millones de seguidoras/es de la ONU en Instagram, Facebook, Twitter, Weibo, Flickr y más.


Como una muestra más del trabajo conjunto del Gobierno con el Sistema de Naciones Unidas, se rehabilitó el Centro Escolar Naciones Unidas, ubicado en el Residencial Las Mercedes, en el Distrito VII de la capital, lo que permitirá que los 868 estudiantes de Preescolar, Primaria y Secundaria, reciban su proceso de enseñanza-aprendizaje en mejores condiciones.

La visión del Presidente Daniel Ortega por ofrecer a los estudiantes ambientes dignos y desarrollar una educación con calidad y calidez, una vez más se materializa con el apoyo del Sistema de Naciones Unidas, que en sus 70 años de fundación dicen: “Naciones Unidas fuertes, un mundo mejor. Compromiso con el desarrollo de Nicaragua”.

La obra en el centro consistió, en la construcción de una cocina/bodega equipada con: Eco fogón, cocina industrial, tanque de gas butano, utensilios de cocina y comedor, así como la rehabilitación de 12 aulas y los sanitarios.

También se creó un Huerto Escolar con abordaje pedagógico y material reciclado, construcción de un parque, dotación de juegos infantiles y bebederos de agua, equipamiento de pupitres para todos los estudiantes,  mobiliario de set para docentes, que  incluyen escritorio, silla y armario, en la biblioteca se colocaron mesas, sillas y libreros.

Junto a las obras de infraestructura se desarrolló un programa de buenas prácticas, que involucra a los estudiantes, maestros, padres y madres de familia, como sujetos de la restitución de sus derechos y quienes deben apropiarse para la sostenibilidad del proyecto.

Según Ban Ki-moon, Secretario General de Naciones Unidas,”El 70º aniversario de las Naciones Unidas es una ocasión oportuna para resaltar sus numerosos y duraderos logros, y para fortalecer nuestra determinación colectiva de esforzarnos más para promover la paz y la seguridad, el desarrollo sostenible y los derechos humanos”.

 Comunicación Social MINED


En su mensaje en ocasión del Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza (17 de octubre), el Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon destaca que con la aprobación de la Agenda 2030, hay un compromiso mundial de poner fin a la pobreza en todas sus formas, en todo el mundo y en un plazo concreto.

A continuación el mensaje:

Este año, el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza se conmemora en un momento en que el mundo emprende una nueva y osada senda hacia un futuro digno para todos, con la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible como guía.

El tema de este año: “Construir un futuro sostenible: unirnos para poner fin a la pobreza y la discriminación”, destaca la necesidad de prestar más atención a los miembros excluidos y marginados de la familia humana.

Alentado por la movilización global desencadenada por los Objetivos de Desarrollo del Milenio, el mundo ha hecho progresos extraordinarios en lo que respecta a la reducción de la pobreza extrema. En los últimos 25 años, se ha conseguido que más de 1.000 millones de personas superen el umbral de pobreza.

Sin embargo, la situación no ha mejorado para todos. Más de 900 millones de personas siguen viviendo en la pobreza extrema y muchas más están en riesgo de caer en ella. El cambio climático, los conflictos violentos y otros desastres amenazan con echar a perder muchos de nuestros logros.

Con la aprobación de la Agenda 2030, los dirigentes mundiales asumieron un compromiso para poner fin a la pobreza en todas sus formas, en todo el mundo, dentro de un plazo concreto. Para ser capaces de responder a este llamamiento, debemos hacer frente a la discriminación en todas sus manifestaciones.

No dejar a nadie atrás significa acabar con la discriminación y los abusos dirigidos contra la mitad de la humanidad, esto es, las mujeres y las niñas del mundo. Significa combatir la discriminación abierta contra las minorías, los migrantes y otras personas, así como el abandono más insidioso de los desfavorecidos, en especial los niños. Y significa garantizar el acceso al estado de derecho y proteger los derechos humanos de todos.

La Agenda 2030 surgió como resultado del proceso más incluyente de la historia de las Naciones Unidas. Participaron en las deliberaciones al respecto los Estados Miembros, millones de jóvenes y miles de organizaciones no gubernamentales, empresarios y otras personas. En este momento en que esperamos traducir los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible en medidas significativas en la práctica, debemos mantener este espíritu.

Nuestra generación puede ser la primera en presenciar un mundo sin pobreza extrema, donde todas las personas, no solo los poderosos y los privilegiados, puedan participar y contribuir por igual, sin discriminación ni miseria.


Este año, el Día Mundial de la Alimentación se celebra después de que los dirigentes mundiales hayan aprobado, en lo que ha constituido un hito histórico, la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, con un conjunto de 17 objetivos que orientarán nuestra labor para lograr un futuro en que imperen la dignidad y la prosperidad para todos en un planeta sano.

La manera en que decidimos cultivar, procesar, distribuir y consumir los alimentos tiene un profundo efecto en las personas, el planeta, la prosperidad y la paz. No será posible hacer realidad la promesa de la Agenda 2030 sin un progreso rápido hacia la erradicación del hambre y la desnutrición. Del mismo modo, no se podrá cumplir el compromiso de poner fin al hambre para siempre y para toda la población sin considerables avances en todos los aspectos de la nueva Agenda.

El Objetivo de Desarrollo Sostenible 2 nos emplaza a «poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición y promover la agricultura sostenible». El mundo ha hecho progresos importantes; desde el año 2000, la proporción de personas subalimentadas ha disminuido a casi la mitad. Pero, al mismo tiempo, en un mundo donde prácticamente un tercio de los alimentos producidos se pierde o desperdicia y donde producimos suficiente cantidad para alimentar a toda la población, casi 800 millones de personas siguen padeciendo hambre. El camino para salir de la pobreza está resultando demasiado lento para demasiada gente.

El tema del Día Mundial de la Alimentación de 2015, «Protección social y agricultura: romper el ciclo de la pobreza rural», destaca el papel decisivo que desempeñan las transferencias de efectivo, los seguros, las pensiones y otros programas de protección social para que las personas vulnerables puedan gestionar mejor los riesgos y desarrollar medios de vida rentables.

El Reto del Hambre Cero que planteé en 2012 subraya la necesidad de un liderazgo nacional de la mano de alianzas entre múltiples interesados que tengan un amplio alcance. Poner fin al hambre es responsabilidad de todos. A los agricultores, los científicos, las organizaciones internacionales, los activistas, las empresas y los consumidores les corresponde un papel en esta tarea. La creación de sistemas alimentarios inclusivos, resilientes y sostenibles también exige empoderar a las mujeres agricultoras, brindar oportunidades a los jóvenes e invertir en los pequeños agricultores.

El hambre es mucho más que la falta de alimentos, es una terrible injusticia. En el Día Mundial de la Alimentación, reafirmemos nuestro compromiso de trabajar codo con codo para poner fin al hambre en nuestro tiempo.


15 de octubre, 2015 — Las mujeres rurales se ven afectadas de manera desproporcionada por la pobreza y se enfrentan a múltiples formas de discriminación, violencia e inseguridad, advirtió hoy el Secretario General de Naciones Unidas.
En su mensaje con motivo del Día Internacional de las Mujeres Rurales, que se celebra cada 15 de octubre, Ban Ki-moon aseguró que un mes después de la histórica aprobación de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, el reto es aprovechar la oportunidad de este nuevo marco para transformar sus vidas.

Las mujeres rurales constituyen un pilar de unos medios de vida sostenibles y proporcionan seguridad alimentaria a sus familias y comunidades, además de contribuir a las economías nacionales, participando en cadenas de valor agrícolas.

Sin embargo, las mujeres rurales siguen estando en una peor situación que los hombres de acuerdo con todos los indicadores que maneja la ONU. Ban instó a la comunidad internacional a revertir esa situación.

“Para que las mujeres rurales puedan contribuir al desarrollo sostenible y beneficiarse de él, debemos construir unos sistemas de protección social, unos mercados de trabajo y productos, y unas instituciones de gobernanza y organizaciones de la sociedad civil fuertes”, sostuvo.

Los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) incluyen una meta para “duplicar la productividad agrícola y los ingresos de los productores de alimentos en pequeña escala, en particular las mujeres”. En este contexto, el Secretario General destacó el papel de las mujeres rurales para el éxito de casi la totalidad de los 17 ODS.

En los países en desarrollo, las mujeres rurales suponen aproximadamente el 43 por ciento de la mano de obra agrícola. Teniendo en cuenta que el 76 por ciento de la población que vive en la extrema pobreza se encuentra en zonas rurales, garantizar el acceso a las mujeres a recursos agrícolas productivos contribuye a reducir el hambre en el mundo.


 

Mensaje del Secretario General -Día Internacional de las Mujeres Rurales, 15 de octubre-

Este año, la celebración del Día Internacional de las Mujeres Rurales se produce apenas un mes después de la histórica aprobación por los líderes mundiales de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. El reto que tenemos ahora es aprovechar la oportunidad que ofrece este nuevo y estimulante marco para transformar la vida de las mujeres rurales.

Las mujeres rurales constituyen una proporción significativa, vital y considerable de la humanidad. Son agricultoras y trabajadoras rurales, especialistas en horticultura y vendedoras en mercados, empresarias y líderes comunitarias. Las mujeres rurales constituyen el pilar de unos medios de vida sostenibles y proporcionan seguridad alimentaria a sus familias y

comunidades. Su labor es crucial no solo para el progreso de los hogares rurales y las economías locales, sino también para las economías nacionales, a las que contribuyen participando en cadenas de valor agrícolas.

Sin embargo, las mujeres rurales se ven afectadas de manera desproporcionada por la pobreza y se enfrentan a múltiples formas de discriminación, violencia e inseguridad. Tras 15 años de esfuerzos en el marco de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), las mejoras en la situación de las mujeres rurales han sido muy limitadas. Las mujeres rurales están en peor situación que los hombres rurales y que las mujeres y los hombres de las zonas urbanas de acuerdo con todos los indicadores de los ODM para los que se dispone de datos.

Ha llegado el momento de revertir esta situación. Los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) tienen en su centro las cuestiones de la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer, e incluyen una meta para “duplicar la productividad agrícola y los ingresos de los productores de alimentos en pequeña escala, en particular las mujeres”. En efecto, las mujeres rurales son fundamentales para el éxito de la casi totalidad de los 17 ODS.

Para que la labor en pro de las mujeres rurales dé mejores frutos a lo largo de los próximos 15 años, debemos aprovechar las enseñanzas extraídas de la aplicación de los ODM. La pobreza extrema es, en gran medida, un fenómeno rural. Para que las mujeres rurales puedan contribuir al desarrollo sostenible y beneficiarse de él, debemos construir unos sistemas de protección social, unos mercados de trabajo y productos, y unas instituciones de gobernanza y organizaciones de la sociedad civil resilientes.

El Día Internacional de las Mujeres Rurales constituye un momento oportuno para dar mayor resonancia a las voces y experiencias de las mujeres rurales de todo el mundo. Hagamos realidad nuestro compromiso con la creación de oportunidades para las mujeres rurales en todos los objetivos pertinentes, impulsando así el progreso de todos.

 

Ban Ki-moon


14 de octubre, 2015 — En un mensaje durante la Conferencia Internacional sobre las Consecuencias del Cambio Climático para la Defensa, que se celebró hoy en París, el Secretario General de la ONU advirtió que los impactos de este problema siguen creciendo a una velocidad peligrosa.

Ban Ki-moon aseguró que fenómenos climatológicos extremos siguen provocando una amplia inseguridad alimentaria y numerosas crisis humanitarias, afectando tanto a países ricos como pobres.

El titular de la ONU resaltó que el cambio climático multiplica las amenazas, porque no sólo agravará los conflictos dentro y entre los Estados, sino que también pone en riesgo la paz y seguridad internacionales.

Ban instó a los ministros de Defensa y expertos militares de todo el mundo a asumir el serio desafío que representa el cambio climático y a hacer todo lo posible para implementar soluciones militares ecológicas, incluyendo cambios en la infraestructura, tecnología y energía.

Un acuerdo en París, donde se celebrará en diciembre la Cumbre sobre el Cambio Climático, es esencial para lograr una solución política a escala mundial, y un acuerdo en el que todos los países se comprometan a reducir sus emisiones de dióxido de carbono y tomen medidas para fortalecer su resistencia a los impactos inevitables del cambio climático.

“Los costos de un retraso podrían ser letales”, sostuvo el Secretario General. “Debemos reunir toda la voluntad política para encarar este grave desafío global”.


09 de octubre, 2015 — La violencia infantil, los abusos sexuales, la venta de menores y la participación de los niños en los conflictos armados son algunos de los temas que fueron abordados durante la 17° sesión del Comité de la ONU sobre los Derechos del Niño, que concluyó en Ginebra este jueves.

Chile, Brasil y Cuba estuvieron entre los países evaluados, por ser Estados parte de la Convención de la ONU sobre los derechos de los menores.

Tras examinar los informes presentados por esos países, el Comité hizo recomendaciones y entre muchas, abogó por el fin de la violencia contra los menores en Brasil, que se garantice la calidad de la atención infantil y juvenil en los servicios públicos gratuitos en Chile y por la prevención de la explotación sexual de menores en Cuba, a partir del auge del turismo en ese país.

La Vicepresidenta del Comité de los Derechos del Niño, Sara Oviedo, instó a todos los países miembros de la Convención a cumplir con lo pactado y a comprometerse con estas conclusiones por el futuro de los niños.

“A nadie se le ha obligado firmar la Convención, se supone que es un asunto ético, político de cada país firmar la Convención, ya lo firmaron, ya se comprometieron entonces que cumplan, que cumplan con lo que esté en la Convención. Y nuestras recomendaciones generalmente son en función de los mandatos que estan en la Convención, entonces que cumplan con los derechos del niño”.

Este Comité fue creado en 1991 con el objetivo de proteger a los niños del todo mundo ante varios temas que les conciernen. La próxima reunión general será en el 2016 y el tema principal será el medio ambiente y su influencia en los menores.