Los niños recibían clases de Ciencias Sociales cuando una visita de muy lejos pidió permiso para entrar al aula. Era Stanlake Samkange, Director de Políticas y Programas de la Sede del PMA (en Roma, Italia) acompañado por una delegación del Ministerio de Educación de Nicaragua.

Después de conversar con la maestra, Samkange preguntó a los niños: “¿Qué quieren ser cuando sean grandes?”. Una vocecita sobresalió entre las demás: “Yo quiero ser Director”.

La respuesta provino de Jerkin Palacios González, de 10 años, uno de los estudiantes de la escuela Santular, ubicada a orillas del Río Coco, en una de las zonas rurales de más alejadas y de difícil acceso en Nicaragua. La respuesta más frecuente había sido, agricultor, entre los niños y maestra, entre las niñas.

“Entonces serás Director. Un Director como el señor  Samkange quien vino a su escuelita a visitarlos”, le respondió el Representante Adjunto del PMA en Nicaragua, Marc Regnault de la Mothe.

En primera línea en la Agenda 2030

Samkange visitó Nicaragua para reunirse con las autoridades de gobierno y visitar las operaciones de asistencia alimentaria y asistencia técnica que son desarrolladas en el país a la luz de las nuevas estrategias globales del PMA para cumplir la Agenda 2030 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y el Hambre Cero.

En las escuelas del Ministerio de Educación ubicadas en toda la ribera del Río Coco (llamado también Segovia y Wanki en la lengua indígena Miskita) los estudiantes de preescolar y primaria reciben la merienda escolar.

Los alimentos contribuyen a garantizar la educación de los niños y complementan su nutrición para permitirles contar con un mejor futuro y cumplir con sueños y aspiraciones como los de Jerkin, que quiere ser Director cuando sea grande.

“Para estar en línea y alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenibles es necesario saber cuáles son las necesidades y desafíos de cada país  e identificar cómo PMA puede adaptar su respuesta a los países para ayudarlos a responder a ellos”, expresó Samkange.
Visitando cooperativas agrícolas

Durante un conversatorio desarrollado con mujeres agricultoras de granos básicos, el Director de Políticas y Programas de PMA conoció su experiencia que dio inicio como un Comité de Patio y fue creciendo hasta convertirse en la Cooperativa de Servicios Agropecuarios “Mujeres Emprendedoras de San Pedro”.

Hoy por hoy estas productoras aumentaron los niveles de productividad, la calidad de sus cosechas y ponen en marcha prácticas amigables con el medio ambiente.

Entre los desafíos que se plantean los socios de la cooperativa para los próximos meses está el fortalecimiento de las capacidades del personal técnico y la ampliación del área de comercialización. Samkange compartió también con los socios varones, que se han unido a las mujeres productoras al reconocer los resultados del trabajo organizado.

“Muchas gracias por recibirme. El éxito que han logrado es algo que nos alienta a nosotros en PMA a seguir adelante”, les dijo el Director de Políticas y Programas al despedirse.
Participación comunitaria y trabajo en equipo

A la escuelita Santular asisten 27 estudiantes de prescolar a quinto grado de primaria. Sus padres se organizan para preparar la merienda y mantener funcionando el área de cocina.

El Ministerio de Educación es la institución que implementa el Programa Integral de Nutrición Escolar que proporciona meriendas nutritivas calientes a más de un millón de niños y niñas en Nicaragua.

Su personal acompañó la visita de Samkange por el río Coco para mostrar los resultados del alimento en las escuelas en la promoción de la educación, la salud y la nutrición de la población infantil.


Alrededor del 80% de la población total de 634 millones de habitantes en América Latina y el Caribe vive en ciudades. En el ámbito laboral, en 2014, la mayor parte se dedicaba al comercio y otros servicios (48,2%), a la agricultura (18,5%) y a las manufacturas (11,9%).

Estos son algunos de los datos recopilados en el nuevo Anuario Estadístico de América Latina y el Caribe 2015 difundido este lunes por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y disponible en Internet.

Esta publicación, elaborada a partir de información disponible hasta mediados de 2015, ofrece un panorama estadístico que describe el desarrollo social, económico y ambiental de los países de la región, y constituye una referencia esencial para el análisis comparativo.

Como uno los progresos logrados en la región en 2015, el anuario muestra que el 94,6% de América Latina tenía acceso a agua potable y que el 83,1% de las instalaciones de saneamiento habían sido mejoradas. Sin embargo, estos porcentajes descendían en las zonas rurales al 83% y 64% respectivamente.

Dentro del ámbito económico, el informe refleja que en 2014, la región registró un crecimiento de un 1,2% si bien el balance en cuenta corriente registró un saldo negativo de casi 180.000 millones de dólares, o el equivalente al 2,9% del PIB regional. La inflación también aumentó, alcanzando un nivel de 7,8%.

El Anuario destaca en su capítulo dedicado al medio ambiente, que cerca de 2.000 millones de hectáreas de la superficie terrestre de América Latina, o el 20%, son áreas protegidas. A su vez, el cultivo con mayor superficie cosechada fue la soja, seguido por el maíz y la caña de azúcar.

La mayor parte de la información incluida en el Anuario proviene directamente de las oficinas nacionales de estadística, bancos centrales, organismos internacionales y otras instituciones oficiales.

Fuente


El objetivo de la presente edición de El estado de los mercados de productos básicos agrícolas es de reducir la actual polarización de las opiniones sobre los efectos del comercio agrícola en la seguridad alimentaria y la manera en que este debería gobernarse para conseguir que una mayor apertura al comercio beneficie a todos los países. Al ofrecer datos y aclaraciones sobre una variedad de temas, el informe pretende contribuir a un debate más informado sobre las opciones en materia de políticas así como señalar las mejoras necesarias en los procesos normativos en el contexto de los cuales se realizan esas elecciones.

El estado de los mercados de productos básicos agrícolas.

 


30 de diciembre, 2015 — La Asamblea General de la ONU declaró recientemente al 2017 como el Año Internacional del Turismo Sostenible para el Desarrollo, con la intención de promover esa actividad económica creando conciencia de la importancia de impulsarla y desempeñarla responsablemente.

En la resolución adoptada para la asignación del año, los Estados miembros reconocen el papel clave del turismo internacional para el desarrollo y subrayan la necesidad de que se entienda la riqueza del patrimonio de las diversas civilizaciones y de que se aprecien los valores inherentes de las diferentes culturas para contribuir a la paz en el mundo.

El secretario general de la Organización Mundial del Turismo (OMT), Taleb Rifai, consideró que la proclamación del Año Internacional es una oportunidad única para ampliar la contribución del sector del turismo a los tres pilares de la sostenibilidad: económico, social y del medio ambiente.

Además, apuntó, “ayudará a aumentar la concienciación sobre las verdaderas dimensiones de un sector que se suele infravalorar”.

La OMT, como organismo principal de las Naciones Unidas a cargo de la iniciativa, estará encargada de los preparativos y la celebración del Año Internacional, y contará con la colaboración de los gobiernos, las organizaciones internacionales y regionales y demás actores interesados relevantes.


30 de diciembre, 2015 — El primer día de 2016 entrará en vigor oficialmente la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible que durante los próximos 15 años marcará la pauta para construir un mundo más justo y equitativo para toda la población, además de velar por el medio ambiente.

La Agenda, aprobada por los 193 Estados miembros de la ONU en septiembre pasado, está compuesta por 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), entre los que destacan la erradicación de la pobreza y el hambre, la consecución de educación y servicios médicos universales y la protección de los ecosistemas marinos y terrestres.

“Los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible son nuestra visión compartida de la humanidad y un contrato social entre los líderes del mundo y las personas” dijo el Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon.

Los ODS abordan las necesidades de las personas de los países desarrollados y en desarrollo, haciendo hincapié en que no debe dejarse a nadie atrás.

La Agenda integra las dimensiones social, económica y ambiental del desarrollo sostenible, y atiende aspectos relacionados con la paz, la justicia y las instituciones eficaces.

La movilización de medios de aplicación, entre ellos recursos financieros, desarrollo y transferencia de tecnología y desarrollo de la capacidad, así como el papel de las alianzas, también se reconocen como esenciales.

Para la puesta en marcha del nuevo plan, Ban Ki-moon subrayó que hacer realidad la Agenda es responsabilidad principalmente de los países, pero agregó que también requerirá nuevas alianzas y solidaridad internacional.

El examen de los avances se llevará a cabo periódicamente en cada país, con la sociedad civil, las empresas y los representantes de varios grupos de interés. A nivel regional, los países compartirán experiencias y tratarán asuntos comunes, mientras que con carácter anual en ONU, el Foro Político de Alto Nivel sobre el Desarrollo Sostenible (FPAN) hará un balance de los progresos a nivel mundial, identificando las deficiencias y cuestiones emergentes y recomendando medidas correctoras.


10 de noviembre, 2015 — Las legumbres, que incluyen a los frijoles y guisantes, son una fuente barata, deliciosa y nutritiva de proteínas y micronutrientes, destacó este martes la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO) al presentar el Año Internacional dedicado al tema.

Bajo el lema “semillas nutritivas para un futuro sostenible”, la Asamblea General de la ONU declaró 2016 el Año Internacional de las Legumbres, para crear conciencia de sus beneficios, promover su producción y comercio, y fomentar nuevos usos en toda la cadena alimentaria.

El director general de la FAO, José Graziano da Silva se refirió al tema durante un evento celebrado en la sede del organismo, en Roma.

“Las legumbres son cultivos importantes para la seguridad alimentaria de buena parte de la población, sobre todo en América Latina, África y Asia, donde las legumbres forman parte de las dietas tradicionales y a menudo son cultivadas por pequeños campesinos y agricultores familiares”, dijo da Silva.

Según la FAO, a pesar de sus grandes beneficios, su valor nutricional no es reconocido y hay cientos de variedades que pueden ser cultivadas.

Las legumbres están repletas de proteínas. Contienen el doble de las que se encuentran en el trigo y tres veces que las del arroz. También son ricas en micronutrientes, aminoácidos y vitaminas del grupo B, elementos clave de una dieta saludable.


Este año, el Día Mundial de la Alimentación se celebra después de que los dirigentes mundiales hayan aprobado, en lo que ha constituido un hito histórico, la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, con un conjunto de 17 objetivos que orientarán nuestra labor para lograr un futuro en que imperen la dignidad y la prosperidad para todos en un planeta sano.

La manera en que decidimos cultivar, procesar, distribuir y consumir los alimentos tiene un profundo efecto en las personas, el planeta, la prosperidad y la paz. No será posible hacer realidad la promesa de la Agenda 2030 sin un progreso rápido hacia la erradicación del hambre y la desnutrición. Del mismo modo, no se podrá cumplir el compromiso de poner fin al hambre para siempre y para toda la población sin considerables avances en todos los aspectos de la nueva Agenda.

El Objetivo de Desarrollo Sostenible 2 nos emplaza a «poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición y promover la agricultura sostenible». El mundo ha hecho progresos importantes; desde el año 2000, la proporción de personas subalimentadas ha disminuido a casi la mitad. Pero, al mismo tiempo, en un mundo donde prácticamente un tercio de los alimentos producidos se pierde o desperdicia y donde producimos suficiente cantidad para alimentar a toda la población, casi 800 millones de personas siguen padeciendo hambre. El camino para salir de la pobreza está resultando demasiado lento para demasiada gente.

El tema del Día Mundial de la Alimentación de 2015, «Protección social y agricultura: romper el ciclo de la pobreza rural», destaca el papel decisivo que desempeñan las transferencias de efectivo, los seguros, las pensiones y otros programas de protección social para que las personas vulnerables puedan gestionar mejor los riesgos y desarrollar medios de vida rentables.

El Reto del Hambre Cero que planteé en 2012 subraya la necesidad de un liderazgo nacional de la mano de alianzas entre múltiples interesados que tengan un amplio alcance. Poner fin al hambre es responsabilidad de todos. A los agricultores, los científicos, las organizaciones internacionales, los activistas, las empresas y los consumidores les corresponde un papel en esta tarea. La creación de sistemas alimentarios inclusivos, resilientes y sostenibles también exige empoderar a las mujeres agricultoras, brindar oportunidades a los jóvenes e invertir en los pequeños agricultores.

El hambre es mucho más que la falta de alimentos, es una terrible injusticia. En el Día Mundial de la Alimentación, reafirmemos nuestro compromiso de trabajar codo con codo para poner fin al hambre en nuestro tiempo.


25 de septiembre, 2015 — La Asamblea General de la ONU adoptó hoy la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, un plan de acción a favor de las personas, el planeta y la prosperidad, que también tiene la intención de fortalecer la paz universal y el acceso a la justicia.

Los Estados miembros de la Naciones Unidas aprobaron una resolución en la que reconocen que el mayor desafío del mundo actual es la erradicación de la pobreza y afirman que sin lograrla no puede haber desarrollo sostenible.

La Agenda plantea 17 Objetivos con 169 metas de carácter integrado e indivisible que abarcan las esferas económica, social y ambiental.

La nueva estrategia regirá los programas de desarrollo mundiales durante los próximos 15 años. Al adoptarla, los Estados se comprometieron a movilizar los medios necesarios para su implementación mediante alianzas centradas especialmente en las necesidades de los más pobres y vulnerables.

“Estamos resueltos a poner fin a la pobreza y el hambre en todo el mundo de aquí a 2030, a combatir las desigualdades dentro de los países y entre ellos, a construir sociedades pacíficas, justas e inclusivas, a proteger los derechos humanos y promover la igualdad entre los géneros y el empoderamiento de las mujeres y las niñas, y a garantizar una protección duradera del planeta y sus recursos naturales”, señalaron los Estados en la resolución.

Los 17 Objetivos de la Agenda se elaboraron en más de dos años de consultas públicas, interacción con la sociedad civil y negociaciones entre los países.

La Agenda implica un compromiso común y universal, no obstante, puesto que cada país enfrenta retos específicos en su búsqueda del desarrollo sostenible, los Estados tienen soberanía plena sobre su riqueza, recursos y actividad económica, y cada uno fijará sus propias metas nacionales, apegándose a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), dispone el texto aprobado por la Asamblea General.

Además de poner fin a la pobreza en el mundo, los ODS incluyen, entre otros puntos, erradicar el hambre y lograr la seguridad alimentaria; garantizar una vida sana y una educación de calidad; lograr la igualdad de género; asegurar el acceso al agua y la energía; promover el crecimiento económico sostenido; adoptar medidas urgentes contra el cambio climático; promover la paz y facilitar el acceso a la justicia.


23 de septiembre, 2015 — La sede de Naciones Unidas se vio cubierta de un juego de luces para presentar los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que serán aprobados en los próximos días durante la Cumbre de jefes de Estado a celebrarse del 25 al 27 de septiembre en Nueva York.

El evento, que duró 10 minutos, se realizó el martes a la noche y consistió en un video proyectado sobre la fachada del edificio de la ONU explicando el contenido de los 17 Objetivos.

La exhibición también marca el lanzamiento de la Campaña Objetivos Globales, la cual se centrará en educar a todo el mundo sobre los esfuerzos para luchar contra la pobreza, la desigualdad y el cambio climático.

La Campaña es ambiciosa y pretende informar sobre los ODS a 7.000 millones de personas en 7 días, a partir del 25 de septiembre.

La realización estuvo a cargo de “59 Productions” en colaboración con el célebre director de cine Richard Curtis, quien es además director de la Campaña Objetivos Globales.

El Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, destacó durante el evento que éste simbolizó un faro para el mundo con un mensaje de que las naciones se han comprometido a asegurar una vida digna para todos, así como la salud del planeta para las generaciones futuras.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) proveen una oportunidad única para acabar con la pobreza, reducir la inequidad, construir sociedades pacíficas y abordar el cambio climático. Fija metas a cumplir en un plazo de 15 años, de 2015 a 2030.

 


Hay unos 795 millones de personas subalimentadas en el mundo, es decir, 167 millones menos que hace un decenio y 216 millones menos que en 1990-92. El descenso ha sido más pronunciado en las regiones en desarrollo, a pesar del considerable crecimiento demográfico.

Descargar