Este año, el Día Mundial de la Alimentación se celebra después de que los dirigentes mundiales hayan aprobado, en lo que ha constituido un hito histórico, la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, con un conjunto de 17 objetivos que orientarán nuestra labor para lograr un futuro en que imperen la dignidad y la prosperidad para todos en un planeta sano.

La manera en que decidimos cultivar, procesar, distribuir y consumir los alimentos tiene un profundo efecto en las personas, el planeta, la prosperidad y la paz. No será posible hacer realidad la promesa de la Agenda 2030 sin un progreso rápido hacia la erradicación del hambre y la desnutrición. Del mismo modo, no se podrá cumplir el compromiso de poner fin al hambre para siempre y para toda la población sin considerables avances en todos los aspectos de la nueva Agenda.

El Objetivo de Desarrollo Sostenible 2 nos emplaza a «poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición y promover la agricultura sostenible». El mundo ha hecho progresos importantes; desde el año 2000, la proporción de personas subalimentadas ha disminuido a casi la mitad. Pero, al mismo tiempo, en un mundo donde prácticamente un tercio de los alimentos producidos se pierde o desperdicia y donde producimos suficiente cantidad para alimentar a toda la población, casi 800 millones de personas siguen padeciendo hambre. El camino para salir de la pobreza está resultando demasiado lento para demasiada gente.

El tema del Día Mundial de la Alimentación de 2015, «Protección social y agricultura: romper el ciclo de la pobreza rural», destaca el papel decisivo que desempeñan las transferencias de efectivo, los seguros, las pensiones y otros programas de protección social para que las personas vulnerables puedan gestionar mejor los riesgos y desarrollar medios de vida rentables.

El Reto del Hambre Cero que planteé en 2012 subraya la necesidad de un liderazgo nacional de la mano de alianzas entre múltiples interesados que tengan un amplio alcance. Poner fin al hambre es responsabilidad de todos. A los agricultores, los científicos, las organizaciones internacionales, los activistas, las empresas y los consumidores les corresponde un papel en esta tarea. La creación de sistemas alimentarios inclusivos, resilientes y sostenibles también exige empoderar a las mujeres agricultoras, brindar oportunidades a los jóvenes e invertir en los pequeños agricultores.

El hambre es mucho más que la falta de alimentos, es una terrible injusticia. En el Día Mundial de la Alimentación, reafirmemos nuestro compromiso de trabajar codo con codo para poner fin al hambre en nuestro tiempo.


15 de octubre, 2015 — Las mujeres rurales se ven afectadas de manera desproporcionada por la pobreza y se enfrentan a múltiples formas de discriminación, violencia e inseguridad, advirtió hoy el Secretario General de Naciones Unidas.
En su mensaje con motivo del Día Internacional de las Mujeres Rurales, que se celebra cada 15 de octubre, Ban Ki-moon aseguró que un mes después de la histórica aprobación de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, el reto es aprovechar la oportunidad de este nuevo marco para transformar sus vidas.

Las mujeres rurales constituyen un pilar de unos medios de vida sostenibles y proporcionan seguridad alimentaria a sus familias y comunidades, además de contribuir a las economías nacionales, participando en cadenas de valor agrícolas.

Sin embargo, las mujeres rurales siguen estando en una peor situación que los hombres de acuerdo con todos los indicadores que maneja la ONU. Ban instó a la comunidad internacional a revertir esa situación.

“Para que las mujeres rurales puedan contribuir al desarrollo sostenible y beneficiarse de él, debemos construir unos sistemas de protección social, unos mercados de trabajo y productos, y unas instituciones de gobernanza y organizaciones de la sociedad civil fuertes”, sostuvo.

Los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) incluyen una meta para “duplicar la productividad agrícola y los ingresos de los productores de alimentos en pequeña escala, en particular las mujeres”. En este contexto, el Secretario General destacó el papel de las mujeres rurales para el éxito de casi la totalidad de los 17 ODS.

En los países en desarrollo, las mujeres rurales suponen aproximadamente el 43 por ciento de la mano de obra agrícola. Teniendo en cuenta que el 76 por ciento de la población que vive en la extrema pobreza se encuentra en zonas rurales, garantizar el acceso a las mujeres a recursos agrícolas productivos contribuye a reducir el hambre en el mundo.


 

Mensaje del Secretario General -Día Internacional de las Mujeres Rurales, 15 de octubre-

Este año, la celebración del Día Internacional de las Mujeres Rurales se produce apenas un mes después de la histórica aprobación por los líderes mundiales de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. El reto que tenemos ahora es aprovechar la oportunidad que ofrece este nuevo y estimulante marco para transformar la vida de las mujeres rurales.

Las mujeres rurales constituyen una proporción significativa, vital y considerable de la humanidad. Son agricultoras y trabajadoras rurales, especialistas en horticultura y vendedoras en mercados, empresarias y líderes comunitarias. Las mujeres rurales constituyen el pilar de unos medios de vida sostenibles y proporcionan seguridad alimentaria a sus familias y

comunidades. Su labor es crucial no solo para el progreso de los hogares rurales y las economías locales, sino también para las economías nacionales, a las que contribuyen participando en cadenas de valor agrícolas.

Sin embargo, las mujeres rurales se ven afectadas de manera desproporcionada por la pobreza y se enfrentan a múltiples formas de discriminación, violencia e inseguridad. Tras 15 años de esfuerzos en el marco de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), las mejoras en la situación de las mujeres rurales han sido muy limitadas. Las mujeres rurales están en peor situación que los hombres rurales y que las mujeres y los hombres de las zonas urbanas de acuerdo con todos los indicadores de los ODM para los que se dispone de datos.

Ha llegado el momento de revertir esta situación. Los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) tienen en su centro las cuestiones de la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer, e incluyen una meta para “duplicar la productividad agrícola y los ingresos de los productores de alimentos en pequeña escala, en particular las mujeres”. En efecto, las mujeres rurales son fundamentales para el éxito de la casi totalidad de los 17 ODS.

Para que la labor en pro de las mujeres rurales dé mejores frutos a lo largo de los próximos 15 años, debemos aprovechar las enseñanzas extraídas de la aplicación de los ODM. La pobreza extrema es, en gran medida, un fenómeno rural. Para que las mujeres rurales puedan contribuir al desarrollo sostenible y beneficiarse de él, debemos construir unos sistemas de protección social, unos mercados de trabajo y productos, y unas instituciones de gobernanza y organizaciones de la sociedad civil resilientes.

El Día Internacional de las Mujeres Rurales constituye un momento oportuno para dar mayor resonancia a las voces y experiencias de las mujeres rurales de todo el mundo. Hagamos realidad nuestro compromiso con la creación de oportunidades para las mujeres rurales en todos los objetivos pertinentes, impulsando así el progreso de todos.

 

Ban Ki-moon


25 de septiembre, 2015 — La Asamblea General de la ONU adoptó hoy la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, un plan de acción a favor de las personas, el planeta y la prosperidad, que también tiene la intención de fortalecer la paz universal y el acceso a la justicia.

Los Estados miembros de la Naciones Unidas aprobaron una resolución en la que reconocen que el mayor desafío del mundo actual es la erradicación de la pobreza y afirman que sin lograrla no puede haber desarrollo sostenible.

La Agenda plantea 17 Objetivos con 169 metas de carácter integrado e indivisible que abarcan las esferas económica, social y ambiental.

La nueva estrategia regirá los programas de desarrollo mundiales durante los próximos 15 años. Al adoptarla, los Estados se comprometieron a movilizar los medios necesarios para su implementación mediante alianzas centradas especialmente en las necesidades de los más pobres y vulnerables.

“Estamos resueltos a poner fin a la pobreza y el hambre en todo el mundo de aquí a 2030, a combatir las desigualdades dentro de los países y entre ellos, a construir sociedades pacíficas, justas e inclusivas, a proteger los derechos humanos y promover la igualdad entre los géneros y el empoderamiento de las mujeres y las niñas, y a garantizar una protección duradera del planeta y sus recursos naturales”, señalaron los Estados en la resolución.

Los 17 Objetivos de la Agenda se elaboraron en más de dos años de consultas públicas, interacción con la sociedad civil y negociaciones entre los países.

La Agenda implica un compromiso común y universal, no obstante, puesto que cada país enfrenta retos específicos en su búsqueda del desarrollo sostenible, los Estados tienen soberanía plena sobre su riqueza, recursos y actividad económica, y cada uno fijará sus propias metas nacionales, apegándose a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), dispone el texto aprobado por la Asamblea General.

Además de poner fin a la pobreza en el mundo, los ODS incluyen, entre otros puntos, erradicar el hambre y lograr la seguridad alimentaria; garantizar una vida sana y una educación de calidad; lograr la igualdad de género; asegurar el acceso al agua y la energía; promover el crecimiento económico sostenido; adoptar medidas urgentes contra el cambio climático; promover la paz y facilitar el acceso a la justicia.


Estimados copresidentes de esta Cumbre,

Señor Presidente de la Asamblea General,

Distinguidos Jefes de Estado y de Gobierno,

Excelencias,

Distinguidos invitados,

Damas y caballeros:

Hemos llegado a un momento decisivo para la historia de la humanidad.

Los pueblos del mundo nos han pedido que alumbremos el camino hacia un futuro prometedor y lleno de oportunidades.

Y los Estados Miembros han respondido con la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

La nueva agenda es una promesa que los dirigentes hacen a las personas de todo el mundo.

Y constituye una visión universal, integrada y transformativa para un mundo mejor.

Es una agenda en favor de las personas, para poner fin a la pobreza en todas sus formas.

Una agenda en favor del planeta, que es nuestro hogar común.

Una agenda en favor de la prosperidad compartida, la paz y las alianzas de colaboración.

Una agenda que transmite la urgencia de tomar medidas contra el cambio climático.

Y que se basa en la igualdad de género y el respeto de los derechos de todas las personas.

Pero que, sobre todo, promete que nadie se quedará atrás.

Excelencias,

Damas y caballeros:

La prueba de fuego para el compromiso con la Agenda 2030 será la implementación.

Para superar esa prueba necesitamos la acción de todos en el mundo entero.

Nos servirán de guía 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible que constituyen una lista de acciones en favor de las personas y el planeta y un proyecto para alcanzar el éxito.

Si queremos cumplir estos nuevos objetivos mundiales, necesitaremos contar con el compromiso político de alto nivel de todos ustedes.

Y necesitaremos también una alianza mundial renovada.

Los Objetivos de Desarrollo del Milenio demostraron lo que podemos conseguir trabajando juntos.

Y la Agenda de Acción de Addis Abeba nos ha proporcionado un sólido marco financiero.

Ahora debemos construir sobre estos cimientos.

Si queremos mejorar, debemos obrar de manera diferente.

La Agenda 2030 nos obliga a trascender las fronteras nacionales y los intereses a corto plazo para actuar con solidaridad a largo plazo.

Ya no podemos seguir pensando y trabajando de forma aislada.

Las instituciones tendrán que estar en condiciones de cumplir un nuevo e importante propósito.

Por su parte, el sistema de las Naciones Unidas está plenamente decidido a apoyar a los Estados Miembros en este nuevo y ambicioso empeño.

Excelencias,

Damas y caballeros:

Tenemos que entrar en esta nueva era con buen pie.

Por ello exhorto a todos los gobiernos a que en diciembre aprueben en París un sólido acuerdo universal sobre el clima.

Y resulta alentador que varios países ya estén trabajando para incorporar la Agenda 2030 en sus estrategias nacionales de desarrollo.

Pero es un trabajo que nadie podrá hacer solo.

Por eso debemos lograr que participen todas las instancias, como lo hicimos al elaborar la Agenda.

Debemos incluir a los parlamentos y a los gobiernos locales, y colaborar con las ciudades y las zonas rurales.

Debemos recabar la colaboración de las empresas y los emprendedores.

Debemos implicar a la sociedad civil en la definición y aplicación de las políticas, y darle el margen necesario para que nos pida cuentas.

Debemos escuchar a la comunidad científica y académica.

Y tendremos que asumir la revolución de los datos.

Pero lo más importante es que debemos empezar a trabajar desde ya.

Excelencias,

Damas y caballeros:

Hace 70 años, las Naciones Unidas surgieron de las cenizas de la guerra.

Los gobiernos acordaron una Carta visionaria dedicada a “Nosotros los pueblos”.

La Agenda que ustedes se disponen a aprobar hoy promueve los objetivos de la Carta.

Y encarna las aspiraciones de las personas de todo el mundo que anhelan vivir en paz, con seguridad y con dignidad en un planeta sano.

Prometamos hoy alumbrar el camino hacia esta visión de futuro transformativa.

Muchas gracias.


23 de septiembre, 2015 — La sede de Naciones Unidas se vio cubierta de un juego de luces para presentar los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que serán aprobados en los próximos días durante la Cumbre de jefes de Estado a celebrarse del 25 al 27 de septiembre en Nueva York.

El evento, que duró 10 minutos, se realizó el martes a la noche y consistió en un video proyectado sobre la fachada del edificio de la ONU explicando el contenido de los 17 Objetivos.

La exhibición también marca el lanzamiento de la Campaña Objetivos Globales, la cual se centrará en educar a todo el mundo sobre los esfuerzos para luchar contra la pobreza, la desigualdad y el cambio climático.

La Campaña es ambiciosa y pretende informar sobre los ODS a 7.000 millones de personas en 7 días, a partir del 25 de septiembre.

La realización estuvo a cargo de “59 Productions” en colaboración con el célebre director de cine Richard Curtis, quien es además director de la Campaña Objetivos Globales.

El Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, destacó durante el evento que éste simbolizó un faro para el mundo con un mensaje de que las naciones se han comprometido a asegurar una vida digna para todos, así como la salud del planeta para las generaciones futuras.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) proveen una oportunidad única para acabar con la pobreza, reducir la inequidad, construir sociedades pacíficas y abordar el cambio climático. Fija metas a cumplir en un plazo de 15 años, de 2015 a 2030.

 


La inversión en proveer más comadronas puede salvar millones de vidas de mujeres y recién nacidos, subraya un nuevo estudio del Fondo de Población de Naciones Unidas (UNFPA) dado a conocer en el Día Internacional de la Partera, que se celebra hoy.

El estudio revela que en 73 países donde se requieren esos servicios con mayor urgencia existe un enorme déficit de ese personal de salud.

Los países estudiados se encuentran en África, Asia y América Latina, que son los que sufren un 96% de las muertes maternas, pero sólo cuentan con el 42% de parteras, enfermeros y médicos del mundo.

El Fondo de Población de la ONU urgió a esas naciones a invertir en la educación y capacitación de ese personal para cerrar las brechas existentes.

La agencia de la ONU indicó que el aprendizaje de estándares internacionales sobre la atención para el parto y un sistema de salud funcional, pueden cubrir el 90% del cuidado fundamental para mujeres y recién nacidos y reducir en dos tercios las muertes maternas y neonatales.


Declaración por el Dr. Babatunde Osotimehin, director ejecutivo, UNFPA, el Fondo de Población de las Naciones Unidas

El Día Internacional de la Partera – establecido el 5 de mayo.

Hoy, en el Día Internacional de la Partera, expresamos nuestra solidaridad con las parteras en todo el mundo y les agradecemos la labor de salvar vidas que realizan.

No existe un testimonio más sólido a su cuidado y compromiso que el bebé Obada, el bebé número 3,000 nacido en condiciones seguras en la clínica de mujeres del campo Zaatari para refugiados sirios en Jordania.  Desde que la clínica comenzó ofreciendo servicios de parto normal en junio de 2013, todos los bebés han nacido saludables y la tasa de mortalidad infantil y materna es de cero.

A medida que nos acercamos al plazo fijado para lograr los Objetivos de Desarrollo del Milenio, nos sentimos orgullosos del progreso logrado en el Objetivo 5, mejorar la salud materna. Las muertes maternas han disminuido casi un 50 por ciento, desde un estimado de 523,000 en 1990 a cerca de 289,000 en el último recuento.

Pero, aunque este progreso es halagador, no es suficiente. Hoy día, aproximadamente 800 mujeres continúan muriendo cada día a causa de complicaciones durante el embarazo y el parto.  El desarrollo, fortalecimiento y ampliación de los cuidados obstétricos es un desafío que enfrenta la región de América Latina y el Caribe, con el fin de que más madres sobrevivan al parto y den a luz a niños saludables. Cada año, 54% de las mujeres que necesitan atención debido a complicaciones durante el embarazo y el parto – como la hipertensión, infección o un parto difícil- no la reciben. Entre los recién nacidos, 55% no reciben la atención médica que necesitan durante el parto o poco después.

Debemos hacer más. Y debemos comenzar con la capacitación y brindando un mayor número de parteras.  En América Latina y el Caribe, 1 millón de mujeres no dan a luz en instituciones de salud y 2 millones de recién nacidos no reciben el tratamiento necesario para evitar complicaciones.

La evidencia muestra que las parteras que están educadas y reguladas de acuerdo con las normas internacionales, pueden ofrecer el 87% de la atención esencial que las mujeres y sus recién nacidos necesitan.

Hoy, exigimos mayores inversiones para aumentar el número de parteras y mejorar la calidad y el alcance de sus servicios.  Se necesita un profundo compromiso político e inversiones en las parteras para poder salvar millones de vidas todos los años.

Hoy y todos los días, necesitamos reducir las brechas que existen en la prestación universal de los servicios de salud sexual y reproductiva, materna y neonatal. Estas brechas están documentadas en El Informe del Estado de la Partería 2014, el cual señala el camino a seguir.

La necesidad de contar con sistemas sólidos de salud y suficientes profesionales de la salud se puso recientemente de manifiesto con la epidemia del ébola en África Occidental, donde las mujeres embarazadas luchaban por encontrar servicios de salud disponibles para asegurar un parto seguro. En respuesta a ello, el UNFPA está ampliando los servicios de partería para apoyar a los resilientes sistemas de salud en los países afectados.

El UNFPA continuará apoyando la partería y la salud sexual y reproductiva y los derechos reproductivos de todas las mujeres. Actualmente, el UNFPA financia a más de 250 escuelas de partería con la entrega de libros, equipo de capacitación y profesores capacitados, y ha ayudado a capacitar a más de 15,000 parteras a escala mundial.

El UNFPA apoya a la partería en más de 70 países en todo el mundo y en 2014, ayudó a lanzar programas a nivel de licenciatura en partería, en Afganistán, Burkina Faso, Somalia y  Zambia.

En los últimos cuatro años, más de 35 países han asumido compromisos nacionales para fortalecer la partería. Por ejemplo, Etiopía se ha comprometido a cuadruplicar  el número de parteras de 2,050 a 8,635 y logrará esta meta antes del tiempo previsto. Bangladesh se comprometió a capacitar a 3,000 parteras adicionales y unas 2,000 parteras ya están recibiendo capacitación en 31 centros. Haití  envió el año pasado al primer grupo de parteras de su nueva escuela de partería que fue construida después del terremoto de 2010 y  Afganistán revitalizó y fortaleció la partería comunitaria, que ha ayudado a reducir los índices de mortalidad materna en más de 80% desde 2002.

Este año, mientras nos preparamos para la agenda de desarrollo internacional post 2015, el futuro que anhelamos es uno en el que las parteras puedan desempeñar su papel a plenitud, garantizando partos seguros, promoviendo el espaciamiento de los nacimientos sanos y  protegiendo la salud y los derechos de las mujeres y las niñas.

Este año y en adelante, todos nosotros en UNFPA continuaremos apoyando a las parteras alrededor del mundo a medida que nos esforzamos por lograr un futuro saludable para la generación actual y las generaciones que vendrán.

 


47 familias (alrededor de 235 personas) de diferentes comunidades indígenas del Alto Wangki Bocay –reserva ubicada en la zona fronteriza con Honduras– fueron beneficiadas por el Programa Conjunto de Seguridad Humana (PCSH), para emprender negocios familiares.

A través del componente de Seguridad Económica del PCSH, el Gobierno Territorial Indígena (GTI) con el apoyo técnico de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) entregó materiales para desarrollar negocios familiares, con el objetivo de proporcionar oportunidades que generen ingresos y capacidades, que contribuyan a la independencia económica y sostenibilidad de las comunidades.

Las familias previamente habían diseñado sus planes de negocios, a partir de las capacitaciones relativas al emprendimiento, desarrollo y manejo de negocios comunitarios, realizadas en octubre del año pasado en la comunidad de Walakitang, perteneciente a unos de los territorios del Alto Wangki Bocay.

Para Arlen Dixon, beneficiaria del PCSH en la comunidad de Yakalpanani, contar con una máquina de coser junto con las demás herramientas y materiales para la apertura de su sastrería,  es apenas el inicio de su negocio.

“Con todos estos materiales, nosotros como familia, mis hijos y esposo vamos a salir adelante. Con el dinero que obtenga de la costura,  tengo que hacer que el negocio crezca, porque todo lo que nos han enseñado en las capacitaciones, lo hemos aprendido para el bien de la familia y la comunidad”, expresó Arlen.

Al igual que Arlen y su familia, otras 46 familias lograron convertir sus respectivos planes de negocios en realidad. Pulperías, farmacias, panaderías, comedores, entre otros, son algunas de las nuevas actividades comerciales que se inauguraron en los tres territorios del Alto Wangki Bocay: Mayangna Sauni Bu, MiskituTasbaika Kum y Kipla Sait Tasbaika.

En los próximos meses la Unidad de Gestión del PCSH, junto al GTI estarán realizando el debido seguimiento y acompañamiento a las iniciativas emprendidas, para garantizar la sostenibilidad de las mismas para las comunidades.

/AC

 


En el marco de la “Semana de Vacunación de las Américas” en el departamento de Matagalpa el Sub-Director de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) Dr. Francisco Becerra hizo entrega a la Ministra de Salud Dra. Sonia Castro, el Premio de Inmunizaciones, del cual Nicaragua se hizo acreedor como ejemplo de lograr las metas de vacunación a través del Modelo de Salud Familiar y Comunitario (MOSAFC) que implementa el Gobierno para brindar a la población un paquete integral de intervenciones. El trabajo institucional, se complementa con la participación activa de los Gabinetes de la Familia, la Comunidad y la Vida, en la vacunación estos actúan coordinando el trabajo con los equipos de salud, en las diversas estrategias, tanto en las Jornadas del Poder Ciudadano, así como en las acciones sistemáticas de vacunación en las unidades de salud.Este reconocimiento que otorga la Organización Panamericana de la Salud, (OPS), se estableció en 1993 para reconocer a una persona, grupo o institución que haya contribuido en gran medida a la mejoría de un programa nacional de inmunización y para el control y /o eliminación de las enfermedades prevenibles por vacunación.

La semana de vacunación en las Américas este año tiene como lema “Refuerza tu Poder, Vacúnate!”, es una iniciativa respaldada por la OPS, con el compromiso de proteger a las Américas de enfermedades que pueden ser prevenidas a través de la vacunación.

Con la instalación de 3,844 puestos de vacunación en todo el país y un ambiente de algarabía y números culturales se destacan los días centrales de la vacunación, teniendo como meta durante todo el mes de abril, la aplicación de 1.7 millones dosis de vacunas para la prevención de 14 enfermedades, tales como: sarampión, rubéola, poliomielitis, difteria, tétano, hepatitis, neumonía, entre otras enfermedades. También se aplicará un millón y medio de dosis de antiparasitarios y 1,700.000 dosis de vitamina.

“Esta es una celebración llena de alegría a la vida y a la salud, reflejando la fuerza que tiene el modelo de salud en las comunidades, el cual es parte integral de las vivencias de las familias y comunidades, siendo estos actores claves, porque es hacia donde se quiere llegar con las acciones de vacunación” manifestó el Sub-Director, Dr. Becerra, que sin la aceptación de la comunidad y su reconocimiento de los beneficios de las vacunas, las acciones de los trabajadores de salud de Nicaragua y en cualquier país no se podrían lograr.

La región de las Américas fue la primera que logro controlar y eliminar antes que otras regiones del mundo la viruela, polio, sarampión, rubéola y otras enfermedades que tanto dolor han causado a los pueblos.

También informó que el Comité Internacional de verificación de la erradicación del sarampión, la rubéola y del síndrome de rubéola congénito, certificaron a la OPS y sus países miembros haber logrado la erradicación de la rubéola y del síndrome de rubéola congénito. Esto se puede decir fácil, pero es gracias a los esfuerzos de miles de vacunadores que han realizado su trabajo durante muchos años y a la aceptación de la comunidad que valora y accede a las vacunas para salvar vidas, expresó el Dr. Becerra.

La Semana de Vacunación de las Américas es un claro ejemplo de lo que se puede lograr cuando los países trabajan junto sin distinción de idiomas, ideología o cultura por una meta común que es proteger la salud de sus pueblos con vacunas para toda la familia.

La Ministra de Salud Dra. Sonia Castro, dijo que este premio es un reconocimiento a la expresión del modelo lo que significa la fuerza de voluntad de parteras, brigadistas, maestros, estudiantes, colaboradores voluntarios y expresa al pueblo de Nicaragua que hay un modelo que está siendo exitoso y está dando triunfo para la salud del su pueblo, pero que también puede ser la expresión de modelo para otros países, que a pesar de las dificultades y brechas existentes se están dando pasos agigantados.

Durante el evento se contó también con la participación del Director de SILAIS de Matagalpa, Lic. Erasmo Vásquez, Vice Alcaldesa de Matagalpa, brigadistas, parteras y otras autoridades locales.

/EO

 


La presente publicación resume la experiencia nicaragüense en la implementación de seis programas conjuntosimpulsados por el Fondo para el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (F-ODM), con recursos del Gobiernode España.

Los programas conjuntos fortalecieron capacidades nacionales, regionales, municipales, territoriales y comunales;ampliaron redes de desarrollo y formularon políticas públicas a favor de la población con menos oportunidadeseconómicas, sociales y culturales.


En el segundo día de la Comisión de la Condición Jurídica y social de la Mujer que se celebra hasta el 20 de marzo en Nueva York, el Secretario General de Naciones Unidas participó hoy en un evento de alto nivel del movimiento “Cada Mujer, Cada Niño” para reflexionar sobre el progreso logrado desde el lanzamiento de la Estrategia Global para la Salud de las Mujeres y los Niños en septiembre de 2010.

En estos cinco años, el mundo ha logrado salvar la vida de casi 2,5 millones de mujeres y niños, dijo Ban Ki-moon, gracias en gran medida al impulso que ha conseguido esta joven y dinámica alianza.

“Gracias al continuo compromiso político, un incremento en la financiación y una fuerte alianza, podemos acabar de manera realista con las muertes prevenibles de mujeres y niños dentro de una generación, vivan donde vivan”, dijo.

El titular de la ONU aseguró que ahora la prioridad es mantener y aumentar ese impulso para completar las metas de salud pendientes de los Objetivos de Desarrollo del Milenio y poder alcanzar a las mujeres más vulnerables, especialmente a aquellas en zonas de conflicto y que necesitan asistencia humanitaria.

Al evento también asistieron Amina Mohamed, asesora especial del Secretario General sobre la Planificación del Desarrollo Post-2015 y Melinda Gates, cofundadora de la Fundación Bill & Melinda Gates.

Leer más